QUERÉTARO.- Hace año y medio se inició un estudio para analizar la acción de los componentes químicos de la hoja de chaya como un método de prevención, pero también de disminución y contención de las células cancerígenas; por ello maestros de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) investigan los efectos que tiene la hoja de chaya en una infusión sobre el cáncer de colon.

Aarón Kuri García y Rosa Iris Godínez Santillán, maestros en Nutrición se han aplicado en la hoja de chaya que utilizaron un método para combatir la desnutrición, sobre todo en las zonas rurales, por el alto contenido de proteínas, calcio, vitamina C y hierro.

El universitario dijo que también se ha visto que tiene efectos antidiabéticos y es muy usada para prevenir enfermedades cardiovasculares, pero no se ha visto nada sobre cáncer.

“Entonces nosotros trabajamos con cáncer de colon aquí en el laboratorio e in vitro, para conocer los mecanismos con los que funciona y para ver los efectos de la infusión en ratas inducidas con esta enfermedad”, agregó. El universitario señaló que en primera instancia les interesó estudiar a la chaya por su origen mexicano.

“Antes se conocía como espinaca maya, fue el principal alimento de la cultura maya, y al momento de la conquista se dejó de consumir por cuestiones de hechicería y prejuicios”, comentó. A los españoles les dio miedo los efectos que tenía sobre algunos animales, dado que en crudo tiene cierto efecto tóxico, pues contiene cianuro, explicó Kuri.

Apuntó que, sin embargo, su investigación y la de Rosa Iris Godínez ha arrojado como primer resultado que hirviendo cinco minutos la hoja de la chaya se logra eliminar su toxicidad sin perder las propiedades.

“Para evitar el sesgo con este tóxico -que es un glucósido cianogénico, o sea una glucosa, unido a una cetona, unida a un ácido cianhídrico- hervimos la hoja de chaya cinco minutos; se ha visto en la literatura y está descrito que así eliminamos cualquier residuo del ácido cianhídrico en el compuesto sin perder la proporción de los compuestos fitoquímicos que son los de nuestro interés, o sea sin perder sus propiedades.

Mucha gente lo hierve 20 minutos, y ahí si se pierde gran parte de los compuestos, enfatizó el universitario. Aarón Kuri manifestó que el objetivo general de esta investigación es dar a conocer alimentos tradicionales mexicanos con propiedades benéficas hacia la salud.

“No es nada más atender la cuestión herbolaria, sino voltear a ver de nuevo a las plantas, que como infusiones tienen muchas propiedades”, señaló.

Agregó que la gente ha perdido ese toque y se va más a la farmacéutica y quiere compuestos puros, aislados como pastillas. Pudiendo prevenir y tratar con un té.

“De hecho, agregó, son alimentos funcionales que aparte de brindar los nutrimentos esenciales, contienen compuestos que tienen beneficios a la salud como los fitoquímicos a los que estamos apostando que van a tener algún tipo de beneficio sobre el cáncer”.

Aunque todavía falta desarrollar a mayor profundidad los experimentos in vitro, Kuri García indicó que hay un resultado positivo en la reducción de células cancerígenas que reciben un tratamiento de infusiones de hoja de chaya.
r3