El Instituto Politécnico Nacional (IPN) fomenta la creatividad y el talento de sus estudiantes para que desarrollen empresas propias y generen empleos, destacó el director general de esa casa de estudios, Enrique Fernández Fassnacht.

Durante la Semana Nacional del Emprendedor 2016, expuso que para consolidar el emprendedurismo se requiere una sólida formación académica, dominio de idiomas, desarrollo de competencias para la comunicación verbal y escrita, habilidades para las relaciones humanas, liderazgo, compromiso, perseverancia y deseo de superación.

En la conferencia “Actividad innovadora de alto impacto para la nación”, Fernández Fassnacht subrayó que una actividad innovadora de alto impacto es la que crea valor, se desarrolla por equipos multidisciplinarios y resuelve problemas de manera efectiva.

También aprovecha la tecnología, es económicamente rentable, ambientalmente sustentable, escalable, competitiva, genera beneficios sociales y tiene un impacto global.

Explicó que el IPN ofrece oportunidades emprendedoras para el talento a través de su Centro de Incubación de Empresas de Base Tecnológica (CIEBT) mediante actividades como la formación en emprendimiento y la orientación para el desarrollo de prototipos precomerciales y comerciales, validaciones técnicas y de mercado.

De igual forma, da facilidades para el desarrollo de ideas de negocio innovadoras mediante el programa Poli-Emprende y asistencia técnica y de negocios con ayuda de una red de mentores.

Con ello se impulsa en los jóvenes aspectos fundamentales como la persuasión, el liderazgo, la exigencia propia, la orientación a una meta, las habilidades interpersonales, la empatía, la planeación, la organización, el autocontrol y el trabajo en equipo, así como la resolución analítica de problemas.

El director general del Politécnico aseveró que “todos tenemos las mismas oportunidades de convertir ideas en proyectos concretos que rindan beneficios”.

Sin embargo, “es recomendable que los jóvenes estudien y se preparen lo mejor posible, sean productivos y competitivos, se apasionen por lo que hacen, se comprometan con las necesidades sociales, sean creativos y hagan siempre su mejor esfuerzo”.

Durante la conferencia Fernández Fassnacht presenció la transferencia tecnológica que realizó el Centro de Biotecnología Genómica (CBG) del IPN, ubicado en Reynosa, Tamaulipas, a través de su director, Miguel Ángel Reyes López, para la producción de un fertilizante biológico que promueve el crecimiento de cultivos y que ahora será producido y comercializado por Javier Morales, director de la empresa Biogea.

aegm.