BALA CALIFORNIA,-  Científico de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) hizo estudios con la pirita, mineral que se forma en los sedimentos profundos con objeto de obtener información sobre escurrimientos y derrames petroleros. La pirita es un sulfuro de hierro hecho de dos átomos de azufre por cada átomo de hierro, explicó Miguel Ángel Huerta Díaz, del Instituto de Investigaciones Oceanológicas (IIO) de la UABC.

Para su formación, el mineral necesita de materia orgánica, pues reduce el sulfato disuelto en el agua de mar y lo cambia a ácido sulfhídrico, detalló el investigador.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Huerta indicó que el petróleo se acumula en sedimentos profundos, por lo que de presentarse un derrame petrolero, la producción de pirita aumentaría.

“Si llegara a ocurrir algún derrame de petróleo y cambiara la situación, el petróleo podría acelerar estas tasas de reducción de sulfato y producir más pirita”, expuso el especialista.

“Entonces podríamos ver la diferencia, incluso pudiera ser un indicador de que posiblemente hubo un derrame petrolero, aunque no se detecte el petróleo”, aseguró.

El investigador realiza el estudio en el golfo de México para observar qué tantos metales se hallan en este mineral (pirita), al tiempo que, determina el estado actual de los sedimentos profundos.

Además, Huerta mencionó que la pirita es importante, ya que tiene que ver con el ciclo del carbono y con el dióxido de carbono (CO2) atmosférico, el cual se relaciona con el cambio climático.

“La pirita y los metales traza pueden usarse en paleoceanografía para ver qué es lo que ocurrió en el pasado geológico, porque lo que captura la pirita, en el momento en que se forma, refleja cómo estaba la situación ambiental en ese entonces”, apuntó.

Los resultados se presentaron en agosto en Beijing, China, en la Reunión Anual de la Sociedad de Geociencias de Asia y Oceanía (AOGS, por sus siglas en inglés), en colaboración con los investigadores del Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la UABC, Francisco Delgadillo Hinojosa y Jacob Valdivieso Ojeda.

r3