NUEVA YORK,-  Se ha descubierto el velo del misterio -si es que alguna vez existió-, la osteoporosis no es una enfermedad solo de mujeres, los hombres experimentan aproximadamente la mitad de las fracturas, cuando un hombre se rompe la cadera por osteoporosis, tiene más probabilidades de quedar incapacitado de manera permanente.

Desafortunadamente, es mucho menos probable que los hombres revisen su salud ósea que las mujeres cuando están en riesgo significativo de sufrir una fractura por osteoporosis. Esto es así incluso si han tenido factores de riesgo tan importantes como un hueso roto previamente (sea cual sea el hueso) debido a algo tan “no traumático” como, al estar de pie, resbalar y caer, lo que se llama fractura por fragilidad.

Eso se debe a que, a menudo, tampoco los médicos son conscientes de los muchos factores que ponen a los hombres en riesgo de padecer osteoporosis, incluyendo trastornos como la enfermedad celíaca y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y los tratamientos para otros problemas de salud, como la depresión, la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y el cáncer de próstata.

Puesto que ahora los hombres viven más tiempo y su expectativa de vida está aumentando más rápido que la de las mujeres, muchos más “vivirán lo suficiente como para fracturarse”, escribió el Dr. Robert A. Adler, un endocrinólogo del Centro Médico de los Asuntos de los Veteranos en Richmond, Virginia, y en la Facultad de Medicina de la Universidad Commonwealth de Virginia.

“Debemos poner más atención a la osteoporosis en los hombres”, dijo el Dr. Adler en una entrevista. “Es erróneo pensar que es una enfermedad femenina. Puesto que muchos hombres y sus médicos piensan eso, es menos probable que los hombres se evalúen y reciban tratamiento después de una fractura por un traumatismo menor que las mujeres”.

No se hacen pruebas ni se da un tratamiento adecuado a los hombres incluso después de fracturas por traumatismos menores “aunque su riesgo de una fractura posterior se incrementa de manera importante”, afirmó el Dr. Sundeep Khosla, endocrinólogo de la Universidad de Medicina de la Clínica Mayo, que hizo eco de la preocupación del Dr. Adler. De hecho, según Khosla ahora hay pruebas de que incluso después de una “fractura por traumatismo mayor”, como la que se podría dar en un accidente de auto, se les debería hacer un chequeo de salud ósea.

“Solo porque los hombres se salvan de la pérdida ósea repentina que experimentan las mujeres en la menopausia, no significa que no sufran esa pérdida al envejecer”, afirmó.

“Con la edad, los hombres pierden densidad mineral en los huesos a una velocidad de aproximadamente uno por ciento anual, y uno de cada cinco hombres de más de 50 años sufrirá una fractura por osteoporosis a lo largo de su vida”, escribió el Dr. Khosla en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. “Casi el 30 por ciento de todas las fracturas de cadera se dan en hombres”.

Este es su consejo: “Todos los hombres de más de 70 años deben someterse a una prueba de densidad ósea, y si presentan otros factores de riesgo, dependiendo de cuáles sean estos, incluso deberían hacerse pruebas poco después de cumplir 50”.

He aquí lo que los hombres deben saber sobre sus riesgos. Sí, casi todos ustedes comienzan la vida adulta con huesos más fuertes que las mujeres. No obstante, al igual que ellas, sus huesos comienzan a debilitarse lentamente a mediados de la década de sus veinte años.

Las mujeres pierden tanto células como trabéculas, la estructura de los depósitos minerales en el hueso esponjoso, que mantienen fuertes a los huesos; en cambio, en los hombres la pérdida principal es el adelgazamiento trabecular, lo que quizá explica por qué las fracturas por osteoporosis tienden a presentarse más tarde en la vida en los hombres.

Algunos factores comunes de riesgo para la fractura por osteoporosis en los hombres, al igual que en las mujeres, son la edad (más de 60 años en mujeres y más de 70 en hombres); ser delgado o estar bajo de peso; tabaquismo actual; tomar más de tres bebidas alcohólicas al día, antecedentes paternos o maternos de osteoporosis, y haber tenido una fractura previa o caída reciente.

nytimes/r3