CUAUTITLÁ, ESTADO DE MÉXICO.- Integrantes de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, obtuvieron el primer lugar del Premio Canifarma 2016 en la modalidad investigación tecnológica, por su trabajo para combatir las dislipidemias, padecimiento que altera el metabolismo de los lípidos y que se ha convertido en un problema de salud pública mundial.

José Juan Escobar Chávez, responsable del laboratorio 12 de la Unidad de Investigación Multidisciplinaria de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán; Abraham Torres Aguado, egresado de Farmacia de la misma entidad académica, y Pablo Serrano Castañeda, alumno de doctorado de la Universidad Autónoma Metropolitana, son los integrantes de este equipo de trabajo.

El galardón es convocado por la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para reconocer la investigación básica, clínica y tecnológica de especialistas que desarrollan medicamentos, dispositivos médicos y biotecnología para uso humano, con la finalidad de vincular la actividad científica con el sector farmacéutico.

Los responsables del proyecto ganador, Desarrollo de un Parche Transdérmico Acoplado a Microagujas Biodegradables para el Tratamiento de Enfermedades Crónicas (Dislipidemias), explicaron que el sistema híbrido constó de dos etapas: el desarrollo del parche transdérmico y de las microagujas, procesos que son parte de la tesis de licenciatura de Torres y la de doctorado de Serrano, respectivamente.

Como tal, el parche libera de manera retardada el fármaco atorvastatina cálcica en tanto las microagujas lo hacen de forma rápida, permitiendo que el tratamiento se mantenga durante más tiempo, aproximadamente 16 días. Para lograrlo, los científicos realizaron una serie de pruebas en ambos sistemas: bioadhesión, bioadhesión poshumectación, resistencia a la ruptura y permeaciones usando como membrana piel abdominal humana obtenida de lipectomías.

Al final, se trata de una nueva alternativa farmacéutica a la vía oral existente en el mercado (tabletas), que se traduce en un mayor aprovechamiento de la dosis del principio activo. Además, evita la reacción del primer paso hepático y de las fluctuaciones en los niveles plasmáticos del fármaco, disminuye los efectos adversos y representa un menor costo de producción con respecto de las tabletas y comprimidos, estudio que también fue hecho por los investigadores.

Por todos estos factores el jurado calificador –conformado por el secretario de Salud, el rector de la UNAM, los directores del Conacyt y el IPN, los presidentes de la Academia Nacional de Ciencias Farmacéuticas, la Academia Nacional de Medicina y de Canifarma– condecoró a la FES con el primer lugar en investigación tecnológica.

Con respecto al premio, Escobar destacó que se trata de un reconocimiento de la industria farmacéutica, el mejor de su tipo, logro que permitirá que el parche sea patentado para su posterior comercialización: “Esto posiciona a la FES Cuautitlán dentro del ámbito académico como una entidad participante y generadora de nuevas tecnologías en esa área”.

con información de la UNAM

jcrh