TUXTLA GUTIÉRREZ.- Universitarios tabasqueños diseñaron un equipo autónomo que monitorea el agua de los ríos Grijalva y Usumacinta, principales afluentes que abastecen a la ciudad de Villahermosa para consumo humano. El vehículo acuático “Aquametrics” fue expuesto durante el Primer Congreso Internacional y Tercero Nacional, Universidad, Salud y Ambiente: La Innovación para el Desarrollo Sustentable, efectuado en el Campus Tuxtla de la Universidad del Valle de México.

Ahí María Teresa de Jesús, líder del proyecto y estudiante de Mecatrónica en el plantel Villahermosa de UVM, explicó que el agua para el consumo es captada en los ríos Grijalva y Usumacinta, y potabilizada en las plantas Villahermosa, Carrizal y Gaviotas. Sin embargo, señaló que es necesario monitorear ciertos parámetros de calidad, ya que de ello depende el método y porcentaje de productos químicos que se usan en su potabilización. Este monitoreo consiste en el registro de parámetros tales como el pH, la turbidez, la temperatura y el oxígeno, comentó. La estudiante indicó que con el “Aquametrics” se hicieron pruebas con éxito de aguas superficiales naturales antes de ser captadas para su posterior potabilización y consumo en la ciudad de Villahermosa. “Con ello logramos comprobar la fidelidad del equipo y su gran utilidad en la optimización de tiempos, recursos materiales y humanos”, agregó. Indicó que el equipo funciona por radio control y permite monitorear el equipo desde una distancia de uno a tres kilómetros.

El objetivo, añadió, es optimizar los tiempos para llevar a cabo los procesos de purificación del agua; el sistema permite saber si en ese momento el agua tiene la calidad óptima para poderla procesar y distribuir a las diferentes viviendas de la ciudad. Otra aplicación es que se puede monitorear a los acuarios, por ejemplo, para analizar la calidad del agua que tienen los peces, apuntó. También en los sistemas de riego o parte de la agricultura, no sólo es un sistema acuático, se puede desarrollar para que sea terrestre y mida la humedad de los suelos, los invernaderos, etcétera, comentó la universitaria. La variable o diferencia en relación a otros drones, es que Aquametrics puede llegar a ver los valores gracias a internet desde cualquier parte del mundo, donde quiera que uno se encuentre, enfatizó la alumna de Mecatrónica. Con María Teresa de Jesús trabajaron para este desarrollo sus compañeros de UVM Campus Villahermosa, Lino Romero y Herón Bache Clemente, así como la empresa Ideas Disruptivas, que proporcionó los recursos económicos para financiarlo. Los alumnos utilizaron el diseño espacio-peso para que el dron flotara; Aquametrics está hecho de dos cascos, es aeropropulsor, funciona con dos motores, se empuja con el aire en vez de con el agua porque está pensado para ríos y/o manglares.

En la parte de orientación el equipo autónomo cuenta con un servomotor que es el que permite direccionar si se mueve a la izquierda o derecha. “En la parte electrónica utilizamos como controlador básico un Arduino Nano, tenemos la receptora bluetooth y la tarjeta Particle, que es la que sube la información a internet y controladores de los diferentes sensores, está alimentado con una batería de 12 volts”, dijo María teresa. Añadió que un diseñador industrial “nos ayudó con el diseño y para la construcción utilizamos acrílico y usamos piezas impresas en 3D”. Agregó que el dron puede estar en tierra o aire aproximadamente dos horas y media, pesa un kilo 200 gramos y mide 24 por 36 centímetros. “Aquametrics” también ha sido probado en la Laguna de las Ilusiones, la más grande de Villahermosa. El pH salió alto, de acuerdo con María Teresa, lo que significa que sí tiene un nivel de contaminación y esto se debe a que aguas negras desembocan en la laguna, afectando el ecosistema. Otra virtud del prototipo es que mejora los tiempos del proceso análisis de calidad del agua para el consumo humano.

Notimex/JRGA