ESTADOS UNIDOS,-  Para los científicos de la Escuela de Medicina de Harvard, vinculan a la ansiedad y el estrés con enfermedades cardiovasculares. Expertos dicen que los hallazgos sugieren que los médicos deberían comenzar a tratar a las personas son estrés crónico como pacientes con riesgo de sufrir ataques cardíacos.

El estudio en cuestión de cuatro años implicó el uso de escáneres de resonancia magnética de alta tecnología para examinar los cerebros, corazones y la médula ósea de casi 300 pacientes de acuerdo a la información de Time.

Los investigadores encontraron que las personas con mayor actividad en la región de la amígdala del cerebro, la parte asociada con el estrés, tuvieron un 59 por ciento de probabilidades de desarrollar insuficiencia cardíaca, angina de pecho, sufrir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular en los próximos 3,7 años, según la BBC.

Al examinar los resultados de los escáneres, publicados en Lancet, se encontró que las personas con una amígdala cerebral demasiado activa también tenían más coágulos en la aorta, la arteria principal del corazón. Además, las imágenes también mostraron mayor actividad celular en la médula ósea.

El equipo cree que esto se debe a que cuando el cerebro está bajo estrés, envía señales a la médula ósea para producir glóbulos blancos adicionales, que juegan un papel crucial en el apoyo al sistema inmunológico, un mecanismo de defensa natural si el cuerpo se siente amenazado. Pero si se producen demasiados glóbulos blancos, se fomenta la coagulación en las arterias, y éstas se inflaman, pudiendo resultar en un ataque cardíaco o una apoplejía.

Live Science rescata aseveraciones al respecto, el doctor Ahmed Tawakol, de la Escuela de Medicina de Harvard y del Hospital General de Massachusetts, dijo: “Nuestros resultados proporcionan una visión única de cómo el estrés puede conducir a enfermedades cardiovasculares. Esto plantea la posibilidad de que reducir el estrés podría producir beneficios que van más allá de un mejor sentido del bienestar psicológico.

“Eventualmente, el estrés crónico podría considerarse un importante factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, y debe supervisarse rutinariamente y ser eficazmente tratado como otros factores de riesgo cardiovasculares”.

r3