NUEVA YORK,-  Una investigación realizada por la Universidad de Illinois Urbana-Champaign publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), los niños desde los dos años de edad, están en condiciones de reconocer las mentiras revela un estudio.  Por ello será mejor pensar dos veces antes de mentirle a un pequeño.

Hasta ahora, se consideraba que las versiones poco convincentes de los hechos podían ser reconocidas a partir de los cuatro años.

Los investigadores analizaron el comportamiento de más de 140 niños en Estados Unidos cuya edad oscila entre los dos años y dos años y medio. Para determinar si estaban en condiciones de reconocer si las personas tienen pensamientos diversos a los de ellos fueron utilizadas pruebas modificadas intencionalmente, como el test de Sally-Ann.

En su versión original, esta prueba ve inicialmente a un personaje, llamado Sally, que esconde una pelota y luego sale de una habitación. Luego, la pelota es movida de lugar sin que ella sepa y finalmente se le pregunta a los niños dónde ella debería buscarla.

En el nuevo experimento, en lugar de una pelota se utilizó una manzana y el lugar donde fue escondida en principio no le fue mostrado a los niños, sino que estaba fuera de la habitación en que se encontraban. Luego, la manzana fue trasladada sin que Sally lo supiera, como estaba previsto.

Cuando se le preguntó a los niños dónde podía Sally buscar la manzana, los niños respondieron correctamente, indicando el lugar donde había sido escondida, no obstante la convicción del personaje de la historia era diferente a ellos. Esta misma habilidad, según los científicos, demuestra que los niños son capaces de comprender cuando las personas mienten, engañan o fingen.

ansa/r3