Más de 10 mil personas asistieron a la celebración de la quinceañera más famosa de México: Rubí Ibarra García. Meses atrás Rubí se convirtió en un fenómeno mediático luego de que los cibernautas empezaran a compartir un video de ella y sus padres, en donde invitaban a parte de la comunidad la Joya a festejar el natalicio de su hija.

El día de ayer, se llevó a cabo la esperada fiesta, a la que acudieron medios nacionales e internacionales. Sin embargo, las circunstancias no fueron favorecedoras desde el principio. Abrumada, seria, nerviosa, y en algunos momentos incómoda, así fue captada Rubí en el transcurso de la celebración.

captura-de-pantalla-2016-12-27-a-las-11-54-00-a-m

Aunque Alfonso Whaithsman, maquillista de la primera dama Angélica Rivera, se encargaba de darle luz a la cara de Rubí, su madre ya se encontraba algo tensa con la llegada de la prensa.  Con la presencia de 300 personas a la misa y debido al alboroto que se provocó cuando la joven al descender de la camioneta en donde arribaba, la familia lució molesta y asediada por los medios de comunicación quienes los rodearon a lo largo de la ceremonia religiosa.

Luego de la misa, el número de invitados sobrepasaba las mil personas, mismas que pasaron a servirse del banquete, patrocinado por una marca de moles, la cual preparó enchiladas de mole, arroz, frijoles y carne, platillos acompañados por refrescos y cervezas.

Cerca de las 16:00 horas los invitados comenzaron a trasladarse al llano ubicado en la comunidad de Laguna Seca, en el municipio de Charcas, en donde sería el baile. Los invitados seguían llegando por lo que se implementó la seguridad.

Un trayecto que comúnmente se hace en 20 minutos de La Joya a esta comunidad, se prolongó hasta por 2.30 horas debido a la gran afluencia de vehículos que se dirigían a presenciar la carrera de caballos conocida como la “chiva” de 10 mil pesos y a gozar de la música en vivo propiciada por al menos nueve bandas.

De acuerdo a  la Protección Civil estatal, durante la carrera de caballos, dos personas resultaron heridas y una de ellas perdió la vida al llegar al hospital. La fiesta se convirtió en una pesadilla cuando la prensa se encargó de subir la nota del deceso a todas las redes sociales y noticieros web.

Sin embargo, una sorpresa alegró la noche de Rubí cuando un político de Nayarit le obsequió un automóvil en el cual se leía “para que vayas a la escuela en él”.

Sin duda, el momento más emotivo fue cuando Rubí bailó el tradicional vals de las 15 rosas con su papá quien no dejó de sonreír mientras veía a su hija.

(Con información de Aristegui Noticias)