ADIS ABEBA, ETIOPIA.- A partir de este miércoles, la cerveza belga y la rumba cubana, han logrado el estatus de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) les ha otorgado esta categoría.

Para que la bebida fuera merecedora de este nombramiento, los expertos del Comité intergubernamental han valorado la extrema diversidad del arte cervecero en Bélgica, así como la intensidad con la que es consumida e integrada en la vida diaria y festiva de sus habitantes. En cada provincia hay fábricas, clubes, museos (cerca de 30 en toda Bélgica), cursos, formación, eventos, festivales y restaurantes dedicados al este elemento líquido.

También tuvo que ver en su nombramiento, que pese a sus variantes y preferencias locales, refuerza su identidad como comunidad, ya que se practica en todo el país.

Por lo que toca a la rumba cubana han destacado que se trata de “una expresión de autoestima y resistencia” que contribuye a la formación de la identidad nacional. Al saber de este nombramiento, la delegación de Cuna, indicó que este reconocimiento de la cultura e identidad de su pueblo, será dedicado a la memoria de Fidel Castro, el líder histórico de la Revolución fallecido el pasado viernes tras diez años apartado del poder.

jcrh