MÉXICO.- En la víspera del tercer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump, diversos especialistas expresaron su preocupación de que la candidata demócrata siga ignorando la invitación para hablar con el presidente Enrique Peña Nieto.

Hay que recordar que los vínculos del gobierno mexicano con la exprimera dama se mantienen tensos tras la entrevista de Enrique Peña con el aspirante republicano a la Casa Blanca Donald Trump, el 31 de agosto pasado, evento que hoy en día, todavía es objeto de polémica.

En cambio, se ha acercado a la comunidad mexicana sobre todo con figuras populares como los cantantes Vicente Fernández y la banda Los Tigres del Norte para alentar a los mexicanos en aptitudes de votar a fin de que sufraguen a su favor.

“A la administración actual difícilmente le va a alcanzar el tiempo para componer la relación”, señaló al matutino Manuel Valencia, director de la carrera de Negocios Internacionales del Instituto Tecnológico de Monterrey.

De acuerdo con fuentes allegadas a la exsecretaria de Estado, el trato que se brindó a Trump casi de “un jefe de Estado” le provocó un fuerte malestar y la llevó a rehusarse a aceptar un encuentro con Peña.

El mandatario ha intentado por muchos medios, según expertos, cortejar a Clinton y a sus allegados e inclusive ha explicado detalladamente en algunas oportunidades que ha tenido que precisar al presidente Barack Obama en reuniones internacionales las razones por las cuales se entrevistó con Trump.

El encuentro con el hombre de negocios provocó un verdadero terremoto político en México, donde la oposición y los analistas en temas internacionales calificaron de “traición” y de “grave error político” esta reunión.

Peña Nieto fue duramente cuestionado por haber usado un lenguaje “demasiado condescendiente” con Trump y no haberle expuesto con claridad públicamente que está en contra de su cuestionada propuesta de construir un muro en la frontera y hacerlo pagar a México.

El jefe de Estado dio a conocer que durante su reunión le hizo saber claramente que México de ninguna manera financiaría el tan controvertido muro. El encuentro ocurrió en el momento en que la popularidad del mandatario alcanza los niveles más bajos en 20 años para un jefe de Estado mexicano, al situarse en 23%, según la más reciente encuesta del periódico Reforma.

Valencia señaló sus reservas sobre si Clinton tendrá interés en recomponer las relaciones pues “es un juego que Estados Unidos dictará y ellos no tienen prisa por reconstruir puentes, así que tocará al gobierno (mexicano) hacer esfuerzo extra en corto tiempo”.

El gobierno de México ha emprendido la búsqueda de la candidata a la presidencia Hillary Clinton, luego del traumático encuentro del presidente Enrique Peña Nieto con el rival de la demócrata, el republicano Donald Trump, dijo la cancillería mexicana.

Desde septiembre pasado, la cancillería mexicana mantuvo un intenso contacto con los responsables de la campaña de Clinton “buscando definir una fecha para un posible encuentro” pero luego la candidata demócrata anunció que no se reunirá con Peña en una entrevista televisiva.

Además, la exsecretaria de Estado ha endurecido su discurso respecto a este país y señalado que “le preocupan las torturas y desapariciones forzadas en México”.

Finalmente, el excanciller y académico Jorge Castañeda señaló a su vez que si gana Hillary Clinton la presidencia de Estados Unidos, la tensión “se va a curar, se va a arreglar, se va a cicatrizar, aunque tardaría un poco”.

con información de agencias y Ansa Latina

jcrh