CIUDA DE MÉXICO,-  La Reforma Educativa, sigue dando traspiés y la educación de calidad tan promulgada por Aurelio Nuño junto con las tablets que Emilio Chuayffet además del gasto de seis mil millones de pesos, a la basura. Por el recorte consabido, el programa desaparece y la tentativa de reducir la brecha digital y el uso de nuevas tecnologías, adiós.

El Programa de Inclusión y Alfabetización Digital (PAID) de los últimos tres años,  que consistía en la entrega de tabletas y computadoras a niños de quinto año de primaria. Con el recorte presupuestal, la Secretaría de Educación Pública (SEP) decidió desaparecer el programa y ya no cuenta con recursos dentro del Proyecto de Presupuesto 2017. Ahora esa inversión no continuará debido a que se anunciará una nueva estrategia digital y se hará una revisión del funcionamiento de las tabletas.

El programa implementado por el exsecretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, buscaba “fortalecer el sistema educativo mediante la entrega de dispositivos personales, promoviendo la reducción de la brecha digital y el uso de las tecnologías de la comunicación”.

Otro de sus objetivos era “desarrollar una política nacional de informática educativa, enfocada a que los estudiantes desarrollen sus capacidades para aprender mediante el uso de las tecnologías de la información y la comunicación”. De acuerdo con el actual titular de la SEP, Aurelio Nuño, se espera que en las próximas semanas se den a conocer los detalles de los nuevos apoyos para los niños.

“Entre las dos primeras semanas de octubre estaré presentando la nueva Estrategia de Educación Digital. Vamos primero a presentar un análisis respecto a cómo estaba funcionando el programa de las tablets y los diversos cambios que va a tener. Lo que puedo decir es que es un programa que va a contar con suficiencia presupuestal”, dijo Nuño Mayer el pasado 19 de septiembre.

David Calderón, director de la organización Mexicanos Primero, aseguró que la inversión en las tabletas es un ejemplo de un “mal gasto” educativo.Explicó que “muchísimas voces dijeron ‘es mala idea que se repartan tabletas, no ha funcionado en otras partes del mundo’, y tacharon a las voces de prejuiciosas, dijeron ‘aquí sí va a funcionar’. Porque eso no tiene ningún sentido, no está relacionado con ningún aspecto pedagógico”.

Agregó: “¿Cuántas tablets se han entregado? Casi dos millones, y ya se anunció que ese programa se detiene. Se va a detener de golpe y va a haber una alternativa. Ahora ya no hay dinero para nuevas tabletas y ya no va a haber dinero para mantenimiento de las actuales tabletas. ¿Qué pasa cuando una tableta se descompone? Las familias van a pagar para que las compongan, y si no las pueden componer, ¿qué va a pasar?.

Son dos millones de pilas de litio que representan un riesgo ecológico. Y después alguien va a tener que poner en el presupuesto un programa en la Semarnat para recoger los desechos tóxicos que repartimos con tanto entusiasmo. Ejemplo de equipamiento que no fue pensado con criterios educativos”.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló en 2014 que el 58% de los dispositivos entregados había presentado alguna falla técnica, la mayoría virus, rendimiento o que la tableta nunca funcionó. Se reportó que el 65% de los alumnos llevaba su tableta a la escuela de uno a tres días, el 18% más de tres días, y el 15% jamás la usaba.
r3