CIUDAD DE MÉXICO.- “Nadie sabe y nadie supo”… esta es la actitud que priva en la Cámara de Diputados, cuando se les cuestiona sobre el bono extra de 109 mil pesos que se les entregó a cada un de ellos, antes de fin de año y que fue ocultado por el Comité de Adquisiciones.

Marko Cortés, coordinador del PAN, se lava las manos y descarta que dicho dinero vaya a ser ejercido por los diputados o por los grupos parlamentarios. Por otro lado, el grueso de los legisladores, indica que dicho dinero, se otorgó para las necesidades que exponga cada una de las fracciones legislativas.

Se pueden contratar conceptos como consumibles, papelería, asesorías, investigaciones, consultorías, mobiliario, equipo, mantenimiento a las oficinas del grupo, mantenimiento a las casas de gestión, siempre y cuando quede comprobado fiscalmente”, indica un reporte del Congreso.

Por su parte el PRD, informó a sus diputados que “es un recurso que se etiquetó a los grupos parlamentarios para que se ejerza directamente”.

Agustín Basave, quien fuera dirigente nacional del sol azteca, se limitó a condenar el manejo discrecional y opaco por parte de la Junta de Coordinación Política, de partidas excesivas y superfluas que, en su opinión, deberían eliminarse ante la situación económica.

“Estos gastos son moralmente inaceptables en un país con tanta pobreza y desigualdad, pero además son políticamente torpes porque empeoran la ya de por sí mala imagen que tiene la clase política”, lamentó.

jcrh