El presupuesto de egresos para 2017 plantea que los gastos de la Oficina de la Presidencia suban a más de cinco mil millones de pesos. Un abuso en el panorama económico, político y social del país. Mientras el gobiernito se ceba sobre los gastos en infraestructura, actividades productivas, campo, salud, educación y seguridad, dedica grandes sumas a lo banal.

Cinco mil millones, la cifra mínima , pues las Cuentas Públicas han demostrado a lo largo del sexenio que siempre la superan en más del cincuenta por ciento de lo estimado. Tal es una cantidad necesaria para surtir de agua potable al cien por ciento de los habitantes de la Capital de la República, además de todas las inversiones necesarias para evitar encharcamientos y reutilizar las aguas residuales.

gasto-suntuario

Los gastos publicitarios de Peña Nieto la convierten en la administración más cara de la historia del país. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a cargo formal del guasón Pepe Toño Meade –porque las funciones las sigue ejerciendo Videgaray–, continúa justificando el derroche con el argumento de que hay que cuidar la seguridad del inquilino de la caverna de Los Pinos.

Muchos somos quienes pensamos que, si de eso se trata, lo mejor sería que el indeseable se quedara guardado, y ya no saliera ni un minuto más a ser presa de la burla y el escarnio de los gobernados, no sea que a éstos se les vaya a ocurrir algo lamentable.

Ridiculizan el avionzote en el extranjero

Es demasiado el dinero que se canaliza a las francachelas de los campos de golf, a los escándalos de vodevil que se escenifican a bordo del avionzote presidencial para el placer y boato de familiares, amigos, favoritos y toda una galería de impresentables y estrellitas de celofán que pasean sus palmitos atravesando los océanos y continentes, con cargo a nuestros bolsillos.

‎Es enorme el ridículo internacional que estos desplantes han levantado entre la opinión pública de todos los confines. En ningún lado se explican cómo es posible que los mexicanos lo consintamos. Así como eso, los gastos monárquicos de la familia presidencial y sus adláteres son inconcebibles en un Estado que pretende ser republicano y moderno.

Las furiosas embestidas en la prensa del corazón, así como las incursiones pagadas en todas las tribunas, templetes y pasarelas del jet set político, sólo utilizadas como escapes sicológicos de un tipo medroso y deprimido por las críticas lúcidas de quienes lo sufren, son demasiado caras y no tienen una sola pizca de sentido, ni de defensa.

En 2015 gastaron 185 mil 500 millones de más

Mientras los recortes al gasto social son efectivos y se vigilan con uñas y dientes del aparato, lo presupuestado guarda una distancia cada vez más lejana con lo gastado en términos de mantenimiento de lo absurdo. Como ejemplo: en 2015 se publicitó un ajuste de 52 mil 000 millones de pesos, aplicable para todos…

… pero un análisis de la Cuenta Pública, harto conocido por todos los sectores de opinión, reveló que los gastos habían subido, por la crisis, usted sabe, y con la frescura ignorante del Chilorio Power y la banda del Guamúchil Party, indicó que tal recorte no fue cierto. Al final, se gastaron 185 mil 800 millones de pesos más.

Como tal parece se trata de secretos de Estado y se apoya en consideraciones de seguridad nacional, se intenta a toda costa ocultar los manejos en la sombra del presupuesto. Todos saben, finalmente que se refieren al viejo juego de someter a los de abajo para llevar hasta las últimas consecuencias los ahorros a las mulas de mi compadre.

Campesinos, indígenas, obreros en la inopia

Por otro lado, la administración central nunca resultará perjudicada por la astringencia presupuestal, pues los faraones burocráticos tienen de donde echar mano: recurrir a la bestial deuda externa para seguir comprometiendo el patrimonio de nosotros y nuestros hijos en deudas estratosféricas que ya rebasan la mitad de nuestro trabajo y producto.

‎Los grandes medios de comunicación son solventados con los recursos de los grupos básicos que sostienen a nuestra Nación. Sin embargo, éstos no tienen acceso para participar exponiendo colectivamente sus necesidades e incorporarse a los procesos de gestión pública, vía esta tecnología cultural, la mediática.

Las organizaciones campesinas no cuentan con espacios en los medios establecidos para solicitar apoyos productivos, exigir mejores precios de garantía a sus cosechas, demandar el óptimo reparto de tierras, denunciar los extendidos cacicazgos y la corrupción de autoridades y líderes venales.

Los sindicatos independientes tampoco cuentan con tiempo informativo para pedir aumentos salariales, revisar sus condiciones generales de vida, denunciar las anomalías existentes al interior de sus grupos y entre las autoridades laborales, dedicadas a ver qué hueco existe para inscribirse en las lizas electorales.

Los numerosos grupos indígenas, fundadores de nuestro territorio y cultura todavía, en el siglo XXI, no tienen ningún espacio en la televisión para expresar sus necesidades ni para difundir las interesantes aristas de su vinculación con el tejido social.

No se puede gobernar para unos cuantos

Otras células básicas como son los organismos no gubernamentales, los auténticos ecologistas, los movimientos urbanos, los productores, la mayoría de universidades y centros de educación superior, los transportistas, los grupos de amas de casa, las asociaciones de padres de familia, los grupos de colonos, estudiantes y profesionistas, no disponen de espacios para discutir sus problemáticas particulares y sociales.

‎Una democracia no puede estar informada sólo por unos cuantos, ni debe ser agotada por las exigencias monetarias del confort de sus gobiernitos . Es responsabilidad del Estado –si lo hubiera– generar las condiciones para que se exprese la pluralidad de voces y la pluralidad de empresas del colectivo social. No se puede gobernar para unos cuantos.

El objetivo tiene que ser presentar la información, realizar la denuncia a través de los medios de comunicación y olvidarnos por un buen rato de cuánto nos puede beneficiar a los comunicadores en lo personal, y a nuestros jefes como empresa de medios.

Redes sociales: dirección sensata de la información

‎La propaganda comercial se ha vuelto tan fútil como la política. Estamos saturados de mensajes sin sentido. A eso se debe que las compañías de prestigio y otras no tanto, están migrando de las pantallas comerciales y concesionadas, a las páginas web y a las redes digitales, que han demostrado su tozuda penetración en todos los ámbitos.

Gracias a su empeño por descifrar los mensajes crípticos y ensarapados de las formas proverbiales del engaño comercial y político, las redes digitales asumen, cada vez con mayor fuerza, la dirección sensata de la información y de la opinión pública, como lo hemos venido comentando hace mucho tiempo, usted y yo.

Pero Peña las minimiza, al tiempo que las desprecia. Dice que manejan demagogia.

Enorme derroche en publicidad insensata

‎El espectáculo ridículo que se monta en las Oficinas de relaciones públicas de las cavernas de Los Pinos, es, producto de mentecitas ajenas a toda existencia social. Ningún registro, ningún adjetivo es suficiente para calificar su absurda pretensión de seguir abochornando a este país.

La publicidad insensata y el derroche, son los signos obtusos de su aborrecida y juzgada gestión.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Ya eran muchos en contra… ¡y parió la abuela empresarial! Su Consejo Coordinador, para empezar, critica con inusitada vehemencia la corrupción del peñato y hace énfasis en el fracaso rotundo de las dizque estrategias para devolver la seguridad pública a los ciudadanos. Juan Pablo Castañón, dirigente en turno del CCE alertó sobre los problemas de corrupción, pobreza, desigualdad, carencias de Estado de derecho y creciente inseguridad en el país. Luego, la Coparmex, el sindicato de los patrones, demanda a Peña Nieto que se baje el sueldo, cuando menos un 10%… lo que seguro no va a suceder. + + + Ya traía bronca la tolucopachucracia con las iglesias católica y protestantes, ¡y ahora acaba de echarse encima a la comunidad judía! La semana pasada se votó en la UNESCO por negar la herencia judeo-cristiana sobre los sitios sagrados de Jerusalén. Léase, los judíos y los cristianos no tienen ningún derecho histórico sobre la ciudad. La lista de los países que votaron a favor de la resolución fueron, básicamente, todos los países árabes y México. En una muestra más de que el gobierno mexicano tiene el tacto de política internacional de un proctólogo con Parkinson. + + + Y desde Torreón, Coahuila, don Miguel Ramírez escribe: “A propósito de la reciente manifestación de taxistas de diferentes estados de la república que protestaron en la ciudad de México contra de Uber y Cabify, y agradeciendo de antemano la hospitalidad de Francisco Rodríguez, me voy a permitir hacer el siguiente comentario, únicamente referido a Uber, Torreón y Coahuila. Acerca del servicio que proporciona Uber me he documentado lo suficiente como para dar una opinión objetiva y apegada a la realidad. Esta empresa trasnacional dice que el servicio de transporte que proporciona se debe considerar como transporte privado ya que quien se lo solicita tiene que hacer uso de una aplicación que se instala en un teléfono celular. En el estado de Coahuila, la Ley de Transito y Transporte del Estado de Coahuila de Zaragoza establece que: Artículo 26.- Los vehículos se clasifican, según el servicio que presten, en I.- De servicio particular. II.- De servicio público. III.- De servicio oficial. IV.- De emergencia, y V.- De uso de tránsito especial. Artículo 27.- Se consideran vehículos de servicio particular los destinados, sin ánimo de lucro, al servicio privado de sus propietarios, sean éstos personas físicas o morales. Como se verá, el servicio que en Torreón Uber ha pretendido prestar no puede clasificarse como servicio particular, sino como servicio público y debe de cumplir con las exigencias correspondientes. En Torreón, éstas son las siguientes: 1.- Contar con concesión para prestar el servicio de transporte público, en la modalidad de taxi. 2.- Pagar anualmente el derecho de ruta. 3.- Pago de la tenencia anual 4.- Obtener las placas para este servicio. 5- Cumplir con verificaciones ecológica y mecánica. 6.- Instalarle al vehículo un GPS 7.- Registrarse en el Repuve.8.- Pintar el vehículo de un color determinado. Comenté con algunos concesionarios que Uber ha afirmado que quienes actualmente proporcionan el servicio de transporte público, en su modalidad de taxi, se oponen a la competencia y a las innovaciones. Ellos señalan que no es así, que están de acuerdo con ellas pero que debe haber un piso parejo y que quien quiera dar este servicio debe cumplir con los requisitos establecidos. El pasado 2 de agosto, Uber inició sus operaciones en Torreón. Lo hizo de manera unilateral y arbitraria y sin tener la más mínima autorización. Algunos de sus vehículos fueron detenidos y remitidos al corralón. ¿Quién o quiénes están detrás de esta trasnacional que le hacen sentir que puede actuar como le venga en gana?”

www.indicepolitico.com /
pacorodriguez@journalist.com /
@pacorodriguez
r3