“El gobierno es una asociación de hombres que ejercen violencia sobre todos los demás”: Leon Tolstoi.

Al tiempo de recordar “la mujer del César no sólo debe ser honesta sino parecerlo”, se dieron o tal vez nos dimos a la tarea de ensalzar a las féminas por su probada honestidad, por ser mucho más eficaces en el manejo gubernamental, por un sinnúmero de atributos. Desgraciadamente y cuales fichas de domino van cayendo cada uno de estos adjetivos hasta dejarlas descobijadas. Un intento por darles de nuevo un levantón se dio justo cuando se esgrimió al amor como el culpable de las fallas cometidas por una lideresa sindical voluntariosa, luchona, de ascendente carrera: Rosario Robles, transformada años después en tránsfuga de la izquierda formal para intentar integrar un ala similar dentro de las filas del peñanietismo. En el presente, y de la peor manera, de una sin justificante amoroso, se muestra otra dama: Josefina Vázquez Mota, a quien perder la presidencia no le ha hecho mella en sus ambiciones de matrona política.

Para llevar a cabo sus planes cuenta con una fundación llamada Juntos Podemos, dedicada a brindar apoyo a migrantes mexicanos. Se supo por boca de Andrés Manuel López Obrador, sin tener ningún argumento para justificar el egreso, se le entregaron 900 millones de pesos. La autorización vino directamente de Los Pinos, la petición se ignora de donde, aunque el tambaleo de la candidatura para la gubernatura del Estado de México bajo la alianza cacareada con el fin de sacar al PRI del poder, parece revelar la verdadera finalidad del pago. Aunque tampoco puede afirmarse se pudiera en algún momento utilizar para apoyar a los paisanos decididos a enfrentarlo todo con tal de encontrar oportunidades en otro país.

El asunto va mucho más allá. Resulta que “empresarios mexicanos” le han entregado un promedio de 26 millones de dólares a la misma fundación. Cada año, durante los dos últimos y lo que va del 2016, han hecho los envíos por esa cantidad. Tienen una operación cara y sin supervisión. Oficinas en Dallas desde donde se viaja a Chicago, a Nueva York, a Washington y también a Los Ángeles. Obviamente para contar con un respaldo millonario extraído de las arcas del gobierno federal o de la voluntad de quien ocupa el máximo cargo, era necesario abrir un centro en el extranjero, una matriz con personal para lo que llaman “supervisión”, pero también tienen una representación en México, en la ciudad capital del país, en la zona más cara, con personal percibiendo salarios provenientes tanto de la invención de la Vázquez Mota como de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

¿Cuál es el apoyo a los migrantes? ¿Les dan cobijo y alimento? ¿Pueden hacerlo si son indocumentados? ¿Fundación de pantalla sin registro en EU? ¿Detrás de la Vázquez Mota sólo hay estos dadivosos “empresarios”? ¿A cuenta de qué le entregan tan millonarios fondos? ¿También los exentan de impuestos? El Instituto de Mexicanos en el Exterior fue supuestamente creado para dar ayuda a los migrantes y aún cuando también recibe cuantiosos fondos no se sabe de los resultados de su labor y si que trabaja unido con la fundación de la ex candidata panista a la Presidencia. Hasta el Banco Interamericano de Desarrollo ha sido literalmente saqueado por estos grupos haciendo uso de los renglones marcados para la marcha de diferentes programas.

Solo falta que el tal Donald Trump, en sus afanes de exhibición sobre conductas de mexicanos, aborde este delicado tema, uno que dejaría a la Christine Lagarde sin ganas de darle más espaldarazos a la política fiscal de México y a su actual verdugo, José Antonio Meade, una vez enterada del desvío extraordinario de los fondos públicos. Mientras esos vergonzosos momentos llegan habremos de celebrar el reconocimiento hecho a los funcionarios tanto de nuestro país como de Francia por haber hecho un excelente trabajo al organizar la gira del mexiquense por aquellas tierras.

Sin embargo, el fondo del Fondo es muy claro y el cobro de intereses muy altos con la garantía de Meade sobre mexicanos cada vez más endeudados. El secretario de Hacienda y Crédito Público, una vez enterado del calificativo otorgado por la mera, mera del FMI, no descartó la posibilidad de que el gobierno de México pueda usar la Línea de Crédito Flexible (LCF) que tiene con ese Fondo por más de 80 mil millones de dólares, en caso de que los contextos difíciles se materialicen. Durante una conferencia de prensa en Palacio Nacional, en donde estuvo acompañado por el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, destacó la LCF como uno de los instrumentos prudenciales con los que cuenta México.

Si alguna duda persiste sobre la dependencia de nuestro país no solo hacia el comercio de importaciones sino de los créditos y hasta del valor de su moneda, Gurría Ordoñez respaldó el paquete económico para 2017 presentado por el Ejecutivo y destacó: aún con un ambiente de alta volatilidad e incertidumbre global, México continúa creciendo por arriba del promedio de los países de la OCDE, y la razón de su deuda con respecto a la proporción del PIB es la mitad con respecto al de otros países desarrollados. Es decir, podemos estar tranquilos porque todavía existe un colchón para seguirnos endeudando, para seguir siendo dependientes, para lograr adjetivos de mayor vergüenza en tanto aquellos receptores de ingresos por intereses y de participación en todos los órdenes de la vida nacional lanzan loas a nuestros gobernantes.

VAN GOBERNADORES

En las pasadas contiendas para renovación de mandatos estatales, el PRI planeó una estrategia en la cual seleccionarían a jóvenes, a políticos cuya corta trayectoria dejaba a la vista contar con una cola del mismo tamaño. Eran tales los señalamientos sobre actos de corrupción que el remedio se les apareció de inmediato. El efecto ha sido visto por todos. Ahora se trata de reciclar a quienes formaron la camada anterior a la de las derrotas del presente. Apareció en escena el guerrerense René Juárez Cisneros, nada más y nada menos que en Gobernación, en el punto en donde se sitúa al jefe del gabinete de Seguridad. Por si no se recuerda, este negro, de los dos señalados por Ernesto Zedillo, provocó la llegada de un mayor número de mafias a la entidad, se recrudecieron violencia y crímenes, marcó el inicio del derrumbe del todavía principal puerto turístico mexicano.

Toca también el turno a Otto Granados Roldán, es de Aguascalientes, gobernador cuya trayectoria en la oficina de prensa de Carlos Salinas de Gortari le valió tal nominación. Nada se avanzó en esa entidad cuyo antecesor Miguel Ángel Barberena llevó incluso a la fama por la producción vinícola. El malestar fue tan grande que provocó la llegada de dos gobernadores panistas: el bachiller Felipe González y Luis Armando Reynoso Femat. Con un pacto sellado con bebidas etílicas hizo su arribo Carlos Lozano de la Torre, el festejo y los brindis duraron seis años en los cuales, por fortuna, no estalló la cara del mandatario estatal y no por la vergüenza de haber respaldado la construcción de casas de 23 metros cuadrados o de mantener sin un hospital digno a la entidad, sino por la hinchazón producto de las borracheras. De nuevo vuelve el panismo ahora con un aliado para terminar de cerrar el ciclo de derrumbe.

En estos ascensos de fantasía, para la fábula, aparece en Baja California Sur, Víctor Manuel Liceaga Ruibal, un buen hombre y nada más. Las aspas de un helicóptero lo dejaron sin un brazo y como el suceso se presentó en una gira presidencial, ese fue su pago: la gubernatura. Para su campaña utilizaron “gobernaré con mano rígida” y, con todo, supo ganarse el aprecio de la gente, sobre todo por los conflictos matrimoniales enfrentados. Con Guillermo Mercado Romero todo cambió y empezaron a desatarse las ambiciones y el remate de tierras, la exposición de los terrenos más codiciados a fin de venderlos a postores extranjeros. Hubo obra pública para crear la infraestructura para este remate y a fuerza de no utilizarla a terminado por deteriorarse sin haber brindado ningún beneficio. Se especuló brutalmente con la tierra.

Abelardo Carrillo Zavala llega a Campeche sin su danzonera y por lo tanto el fracaso se hace presente. Famoso por haber logrado casar a sus hijas y hacer las veces de Adán al comerse toda una manzana en la colonia en la cual decidió habitar una vez obtenido el dinero suficiente para ir adquiriendo propiedad tras propiedad, se dedicó a enviar fondos y mas fondos a su querida CTM, en compensación, reconocimiento, agradecimiento, por haberle dado la oportunidad de llegar a la gubernatura con todo y un documento avalando sus estudios de contador privado en el Instituto Patrulla. Por aquellos tiempos aún vivía el célebre “campechano” quien sostenía a manera de defensa: a los otros no se les nota todo lo que se roban porque ya tenían mucho cuando llegaron al poder. A éste –ACZ- como no tenía nada, se le nota todo y parece mucho. Así de claro, así de fácil.

La parálisis campechana tiene nombres y apellidos, todos priístas: Jorge Salomón Azar, José Antonio González Kuri, Jorge Carlos Hurtado Valdez, Fernando Ortega Bernés. Unos más ambiciosos que otros, pero todos, sin excepción, han convertido a una entidad de la cual se presumía la gran flota pesquera y camaronera, la más grande del Caribe, en un punto en plena decadencia contando con plataformas petroleras ahora en manos de empresas extranjeras porque hasta de defender a ciudadanos, mar y tierra de los daños provocados por PEMEX, han sido totalmente incapaces. La llegada de Alejandro Moreno Cárdenas tiene, como las anteriores, el sello del hambre, de la compra de voluntades. El final pudiera escribir otra historia pero con las complicidades y redes tejidas con Felipe Calderón, con los Mouriño, con los nuevos ricos ligados al ramo hotelero, al de las haciendas con doble fondo, nada bueno puede esperarse.

Mañana será otro día, y el texto iniciará con Coahuila, con el gober de la moto preciosa.

MILITARIZACIÓN

La administración federal del presidente Enrique Peña Nieto pierde el control del país: todos los indicadores económicos oficiales dan cuenta de la pésima marcha de la economía y las finanzas públicas y presentan un deterioro sin precedentes en décadas, como consecuencia de un gobierno con un pillaje institucionalizado, con la implementación de prácticas de depredación masiva, lo cual ha permitido a un pequeño grupo acumular fortunas extraordinarias apoyadas en el poder central del Estado mexicano. El otro lado de la moneda es la producción de un millón de pobres al año y la pérdida de la seguridad doméstica en gran parte del territorio nacional, con el surgimiento de cada vez más movimientos sociales de oposición a este estado de cosas, quienes reclaman la impunidad prevaleciente ante la sistemática violación de los derechos humanos. La respuesta del Estado es la militarización del país para controlar no sólo la prevaleciente inseguridad, sino sobretodo la creciente inconformidad.

Las bases para el control militar de la población mexicana fueron colocadas desde el gobierno de Felipe Calderón y consolidadas en la gestión de Peña Nieto. En los últimos días, el general secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, puso en marcha un proyecto de la Policía Militar para asumir un papel predominante en las entidades federativas. Al término del presente sexenio, cada una de las 12 regiones militares contarán con un batallón de este agrupamiento capaz de responder a cualquier emergencia en materia de seguridad interior. En los últimos tres años de la presente administración, el número de policías militares creció más de 230 por ciento, al pasar de 6 mil 145 elementos en 2012 a 14 mil 319 al mes de septiembre de 2016. Actualmente mil 824 policías militares están desplegados en los estados de Durango, Nuevo León y Michoacán. Por primera vez, el Heroico Colegio Militar imparte la especialización de Policía Militar a sus cadetes y, además, se puso en marcha un esquema de participación púbica y privada para la construcción de cuarteles para la policía militar en los estados de Nuevo León, Tamaulipas y Coahuila, la cual se extenderá al resto del país.

La gestión de Peña Nieto mantiene la misma estrategia de seguridad de su antecesor, y cosecha los mismo resultados: mantener a las Fuerzas Armadas en las calles para enfrentar la violencia delictiva; reforzar la presencia de las agencias federales en los estados donde hay brotes de violencia; y enfocarse en la aprehensión de capos. Pese a todo la inseguridad se acrecienta, de acuerdo a los informes oficiales. En 2014 se perpetraron 20 mil 10 homicidios dolosos; en 2015, 23 mil 63; y en los primeros siete meses de este año 12,376. Los saldos de la “guerra contra el narco” supera las 200 mil víctimas: 121 mil durante el sexenio calderonista; y alrededor de 80 mil en el gobierno de Peña Nieto, entre los cuales se cuentan 82 alcaldes asesinados y 215 militares abatidos por la delincuencia. El Índice Global de Paz 2016, indicador elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz, ubica a México en el lugar 140 de una lista de 163 países analizados, es decir, se encuentra en “un bajo estado de paz”. Todo indica este gobierno superará la cantidad de homicidios dolosos del sexenio anterior.

Otro ejemplo: las carreteras de México son más inseguras este año comparado con el anterior, según el reporte de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Entre enero y agosto de 2016 se registraron mil 705 robos con violencia, 36 por ciento más que en el mismo periodo de 2015. El 91 por ciento de esos ilícitos se concentraron en Chiapas, Puebla, Tlaxcala, Guerrero y Oaxaca. El mismo reporte señala que el pasado mes de agosto fue el mes con mayor número de homicidios dolosos desde mayo de 2012. Más de 60 por ciento de los estados registran aumentos en este ilícito, Veracruz es la entidad más afectada. De acuerdo con los expertos, este panorama tiene tres explicaciones: el incremento en la fragmentación de las bandas delictivas, la reactivación de conflictos entre grupos criminales grandes, como en Sinaloa y Jalisco, y el aumento en el tráfico de ciertas drogas como la heroína.

El robo es también un ilícito en aumento constante. Por ejemplo, en la capital de la República, el año pasado se denunciaron mil 227 asaltos a conductores en toda la ciudad, aunque la cifra negra se estima en más de 90 por ciento, es decir, podrían ser más de 11 mil robos: 30 cada día. Desde hace 10 años, los asaltantes de Periférico tienen su guarida en las colonia Daniel Garza, Las Américas, Tacubaya y Observatorio, zonas integrantes de la Coordinación Territorial Miguel Hidalgo Cinco, considerada entre las más conflictivas de la Ciudad. También los feminicidios van a la alza en la urbe gobernada por Miguel Ángel Mancera: en los primeros ocho meses del año se reportaron 53 casos, cifra igual a los ocurridos en 2015. Las delegaciones donde más crímenes de mujeres se han registrado en este 2016 son Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Tlalpan, Xochimilco y Álvaro Obregón. En las últimas semanas se ha registrado la localización de varios cuerpos sin vida de mujeres en diversos puntos de la Ciudad de México. Y el Estado de México también acumula 44 feminicidios del 1 de enero al 15 de septiembre de este año, de acuerdo a datos de la Procuraduría General de Justicia del Edomex (PGJEM).

Resultados de la creciente inseguridad se ven en varias entidades de la República: en Coahuila, más de 4 mil fragmentos óseos han sido hallados desde el año pasado en un terreno despoblado, llamado Ejido Patrocinio, situado en las laderas de un cerro del municipio de San Pedro de las Colonias. Hasta ahora sólo han podido relacionarse a esos restos a tres personas. “Los cuerpos de las victimas fueron quemados utilizando combustible, con la finalidad de que no fuera posible identificar a la persona”, explicó el gobierno estatal en un comunicado. Esa es una práctica ampliamente utilizada por el cártel de Los Zetas, un sanguinario grupo fundado en los años noventa por militares de élite desertores, quienes se disputan el territorio con sus rivales del Golfo. Esas matanzas han quedado en total impunidad debido a la convivencia entre la delincuencia organizada y los policías municipales. Las autoridades federales han ignorado por años la tragedia. Se advirtió al inicio de tan tétrico descubrimiento, los restos pudieran pertenecer a 300 cuerpos, armarlos, dicen, es el mayor rompecabezas visto.

También en la matanza de San Fernando, Tamaulipas, y la desaparición masiva de personas en Allende, Coahuila, hubo abierta complicidad de autoridades y agentes policíacos del Estado mexicano y la organización criminal de Los Zetas para cometer estas graves violaciones a los derechos humanos. Ambos casos, el primero ocurrido el 22 de agosto de 2010, y el segundo entre el 18 y 20 de marzo de 2011, “muestra el nivel de barbarie que se vive”, con la indiferencia, omisión y hasta complicidad de autoridades de todos los niveles de gobierno, evidencia el informe En el desamparo: los Zetas, el Estado, la sociedad y las víctimas de San Fernando y Allende, elaborado por el Colegio de México (Colmex) y auspiciado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), el cual señala los principales factores de esas tragedias: control casi total del crimen organizado en algunas regiones de estas dos entidades; la guerra de Los Zetas y el cártel del Golfo iniciada en 2010, y la complicidad de agentes del Estado. A eso se suma la indiferencia, ineficiencia y/o debilidad de otras dependencias, incluyendo los organismos estatales y federales de derechos humanos y atención a víctimas.

En el caso de la matanza de 72 migrantes en San Fernando hubo amplia difusión, pero en la desaparición masiva de personas en Allende, derivada de una venganza de Los Zetas, la información es escasa. El último caso, según la indagatoria, se debió a una venganza de Los Zetas contra uno de tres supuestos “traidores”, donde con el apoyo de policías en la “nómina” del crimen organizado, secuestraron a todas las personas con el apellido Garza, incluidas mujeres y niños, para ser ejecutados y sus cuerpos incinerados en tambos con diésel y gasolina. Versiones de testigos protegidos por el gobierno de Estados Unidos mencionan al menos a 300 personas desaparecidas entre el 18 y el 20 de marzo de 2011. En Allende no hubo hallazgos de cuerpos y la información apareció en un juzgado estadounidense dos años después de cometerse los crímenes. Al no encontrarse los cuerpos, el caso se considera todavía desaparición forzada.

PESADILLA EN QUINTANA ROO

Frente a tales escenarios es considerado sumamente alarmante el ambiente de violencia generado en la entidad número uno en turismo, la única puerta, ventana, entrada al país en la cual se ofrecía seguridad. Se habla sin ningún rubor sobre el “quítate tú porque sigo yo” y es natural, agregan, se trata de quienes ocuparon las plazas antes y de quienes reclaman “el que ya bailó que se siente. La siguiente ronda es mía”. En esto pueden quedar también encerrados aquellos a quienes, sin mencionar sus nombres, Carlos Joaquín González, califica como “desestabilizadores” del gobierno, los que quieren permanecer en el poder. ¿O sea siguen los otros? Porque por ahora la máxima inquietud, una llegada incluso a los púlpitos es precisamente la inseguridad.

Ha sido el propio Obispo Pedro Pablo Elizondo quien ha hecho un llamado al nuevo gobierno. Le advierte debe “tomar el toro por los cuernos” y combatir tanta inseguridad porque, sin duda, es toda la entidad la víctima de una andanada como ésta, misma con visos de repercutir, obviamente, en el terreno económico, en el de los cientos de miles de familias cuyo sustento se basa en los ingresos turísticos. Solamente el fin de semana se tuvo el registro de 6 ejecuciones, con lo cual la suma llega a 47. Se presentaron dos levantones y las balaceras y los heridos se suman en cifras de más de un dígito.

Por alguna razón hasta ahora el crimen de la fotógrafa de National Geographic, la canadiense Barbara McClatchie Andrews se mantiene dentro de la nota roja de Yucatán, cuando, según las investigaciones, el evento tuvo lugar luego de abordar un transporte partiendo desde Cancún. Desde hace algunos meses se habló de la reproducción de actos delictivos en Solidaridad y ni que decir de las inquietudes al respecto de los chetumaleños, quienes han visto alterada su existencia en prácticamente todos los órdenes.

Saber del decomiso de millones de pesos y cientos de miles de dólares y al mismo tiempo ignorar su procedencia y no conocer la situación legal de quienes los transportaban, habla de un permanente flujo de efectivo supuestamente tipificado en las nuevas leyes. Al parecer en la entidad nada de esto opera. Así, lo mismo pueden trasladarse todas las sumas imaginables que encontrarse, como es el caso de un adolescente, jugando en la banqueta y ser encañonado y secuestrado, o enfrentarse a quienes asaltan en cajeros a los tarjetahabientes. Ser baleado a las puertas de las casas es otra constante.

Quedarse sin playas para el disfrute es un tema, pero morir ahí no lo parece.

PESO SE RECUPERA, CLINTON NO

Tras el segundo debate presidencial en Estados Unidos, el dólar descendió 40 centavos en su precio y la Bolsa Mexicana de Valores reportaba ganancias. Con respecto al viernes, el valor del dólar libre se reducía a 19.20 pesos a la venta y a 18.45 a la compra en Citibanamex. La paridad en el mercado mayorista retrocedía en su precio 44 centavos. Con ello, el dólar interbancario se ofrecía a 18.84 unidades y se compraba en 18.82. El avance de la moneda nacional la coloca como la de mejor comportamiento en el mundo, de acuerdo a una muestra de 24 divisas seguidas por Bloomberg. El peso mexicano también fue alentado por un comportamiento favorable en los precios del petróleo.

Al arrancar la semana, los participantes del mercado cambiario nacional aumentaron sus posiciones en pesos, animados por la percepción de que Donald Trump pierde terreno en la carrera por la presidencia de Estados Unidos. La debacle del candidato republicano no se dio en el segundo debate, sino se originó por un video, dado a conocer el viernes por la tarde, en donde se le escucha volver a hablar mal de las mujeres. Clinton perdió en el segundo debate la oportunidad de propinar una derrota más clara a Trump, al cual todavía no habría de dar del todo por “muerto”, según especialistas.

La prensa estadounidense consideró el segundo debate presidencial un desagradable, hostil y vulgar espectáculo, donde la civilidad estuvo ausente desde el primer momento de la discusión de 90 minutos. Los dos principales candidatos no se saludaron al inicio. The New York Times sintetizó el encuentro como un espectáculo de “ataques de personalidad, acusaciones vulgares”, con Trump a la defensiva, buscando revivir las pasadas infidelidades de Bill Clinton para “salvar su candidatura presidencial” tras revelarse sus comentarios de una década atrás sobre las mujeres.

Los Angeles Times consideró las declaraciones de 2005 como un profundo agujero de Trump del que necesitaba salir el domingo, “pero quizá fue imposible que pudiera salir de ese agujero”. Trump terminó el debate con la misma condición herida en la que empezó: “con republicanos temerosos sobre la trayectoria de su campaña y en algunos casos pidiéndole que abandone su candidatura”. The Washington Post anotó que con sus ataques contra Bill Clinton por sus infidelidades pasadas y contra Hillary Clinton por presuntamente atacar a las mujeres asociadas con estos episodios, “Trump trató de salvar así su candidatura” pasando a la ofensiva. Con el Partido Republicano en una crisis sin precedentes y decenas de funcionarios del partido llamando a Trump a hacerse a un lado desde que se dio a conocer el video el viernes, el aislamiento de Trump quedó evidenciado en el escenario.

Lo sucedido el domingo frente a las cámaras de ninguna manera debe causar envidia. En México no tienen el apellido Trump muchos machos, tampoco se apellidan Clinton quienes son asiduos a que las mujeres se vean impedidas de cruzar las puertas por temor a quedar ensartadas cual venado de ocho puntas. Hemos tenido presidentes practicantes de la violencia intrafamiliar, como llaman ahora a las golpizas propinadas a las cónyuges, algunos bajo el refrán árabe: “cuando llegues a tu casa pégale a tu mujer. Tu no sabrás porque… ella, sí”. Si se diera un debate de esta naturaleza, con esos ingredientes en nuestro país, solo nos faltaría ser testigos del dicho: “no te comas tu cerebro, te puedes quedar con hambre”.

DE LOS PASILLOS

Poco, casi nada le está durando el gusto a Miguel Ángel Osorio Chong de sentirse candidateable para la presidencia de la República. Una de las razones es tener un hermano incómodo que además finge de abogado y se revela como gánster. Pedro Zaragoza Fuentes, dedicado desde hace más de medio siglo a la industria lechera, reclama al Ejecutivo Federal ponerle freno al hermano del titular de Gobernación, a Eduardo Osorio Chong, personaje dedicado a inventarle delitos a toda la familia en Sinaloa, Baja California, Chihuahua y la Ciudad de México. Si por solo estar en Bucareli tiene familiares con estas actitudes, de llegar a Los Pinos ¿?¿?¿… Cuando suceden eventos en donde las masacres incluyen a uniformados, salen los grupos mafiosos y se deslindan, incluso presentan argumentos a los cuales dan la validez de la congruencia. Esto hace crecer mucho más las interrogantes ¿si no fueron ellos, quienes? Nos hemos quedado siempre sin respuestas y de ello dan cuenta crímenes como el de Colosio, el de Ruiz Massieu, el del Cardenal Posadas, el del propio Enrique Salinas y obviamente los 43.

Lilia_arellano@yahoo.com;
Facebook LiliaArellanoOficial y
twitter @Lilia_Arellano1.
r3