La Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) con Luis Videgaray, con José Antonio Meade o con cualquiera bajo el mando del presidente Enrique Peña Nieto o del mismo Videgaray, claro que tienen sus consentidos al momento de asignar presupuestos y no sólo eso, también saben cuáles rubros son susceptibles de poder aportar a intereses propios.

A estas alturas del sexenio peñista y con los bonos del mandatario federal ya casi en tintes rojos, lo importante es beneficiar a los suyos sobre todo en donde sí se pueda hacer trabajo con miras electorales y de lo que se trata es del presupuesto, del dinero, de los intereses y los negocios.

La primera vez que el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera se manifestó respecto al raquítico Paquete Económico 2017 asignado a la Administración de la misma demarcación local por Hacienda y muy posiblemente en esos términos aprobado por los diputados federales; el mandatario local advirtió que no se estaban cumpliendo con los acuerdos realizados con Videgaray y hasta un intercambio de risas y muecas se dio con ahora secretario Meade.

Pero el asunto es serio y lamentablemente político.

Mancera ahora intenta llamar la atención al respecto sobre todo con los legisladores de la Cámara de Diputados pues ya advirtió la cerrazón del Gobierno federal y los intereses del mismo que se contraponen tal vez, sólo por argumentos políticos con los intereses de los capitalinos.

Señalar números para el caso parecería ocioso, pero habrá que advertir que no habrá presupuesto para nueva inversión en la capital del país, además de serios recortes a los rubros de salud, seguridad y al propio Fondo Metropolitano y de Capitalidad.

Sin embargo, los dineros e impuestos que son de todos los mexicanos e incluso con distintas filias y fobias políticas o hasta apartidistas, ahora le pertenecen al PRI-Gobierno que prefiere seguir privilegiando a los suyos, como si el país fuera un negocio de oportunidad política.

La capital del país, es un destino en el que confluyen intereses y personas de otros confines de la República, no sólo de tránsito, sino como residencia; ser miserables por un amarre político con la localidad, es ahorcar intereses en extensión a todo el país.

Pero ahí siguen, abonando a los negocios del Estado de México, en donde un día sí y el otro también, el asunto es la inseguridad que incluso tiene apanicados hasta a los niños que residen en la entidad.

Y si de seguridad se trata, prefiero mil veces la Ciudad de México.

Acta Divina… “Yo creo que esas casualidades son las que luego lo hacen a uno pensar mal y luego se enoja”, señaló el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera respecto a los extremos en las asignaciones en los Paquetes Económicos 2017, entre el Estado de México y la Ciudad de México.

Para advertir… Tanto presupuesto al EdoMex y transitar por sus calles es asunto de vida o muerte.

actapublica@gmail.com
r3