¡Cuánta indignación entre no pocos gobernantes y funcionarios públicos por el vandalismo y el saqueo a algunas tiendas de auto servicio en zonas urbanas!

Todavía no queda claro, si los atracos sucedidos y que se siguen presentando desde el primero de este enero de este mismo año, son todos orquestados como ya se ha venido dilucidando, o algunos de estos sí corresponden a la rabia y la desesperanza ante la carestía económica, la inseguridad y el desgobierno federal; pero eso sí; desde la misma Administración de Peña Nieto, muy rápido se anunciaron las casi 1,500 detenciones entre adultos y menores acusados de robo, e incluso su remisión a reclusorios y tutelares. ¡Qué expedita la acción de la justicia!

Pero cuando se señala y con pruebas el desfalco a la nación de no pocos gobernantes y también funcionarios públicos, la acción legal es lenta y encuentra los resquicios posibles para evitar cualquier señalamiento y consigna penal.

Desde el propio Enrique Peña Nieto quien con transacción millonaria y conflicto de intereses adquirió una casa construida por la empresa Higa, misma que se convirtió y sigue como la favorita de la Administración federal para la edificación de cualquier obra de infraestructura en el país.

Antes de citar a los gobernadores insignias de la corrupción, el saqueo y el vandalismo de este sexenio, tampoco se quedan atrás los del grupo cercano a Peña. El mismo Luis Videgaray, no sólo es señalado por la compra de una casa de descanso –en Malinalco, Estado de México–, a menor precio producto del tráfico de influencias, sino lo más grave: por el retiro ya no tan en secreto, de 240 mil millones de pesos desde las arcas de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo que sin duda contribuyó a la severa descapitalización de ambas empresas productivas, antes del Estado. El retiro de este dinero se realizó entre 2013 y 2015 a través de distintas solicitudes emitidas por la misma Secretaría de Hacienda que se pagaban por concepto de “aprovechamientos.

Lo ordenado por Videgaray entonces titular de Hacienda, con la participación y conocimiento de muchos otros funcionarios y el mismo Peña Nieto, es un verdadero saqueo que se premia con más poder y capacidad de burla hacia quienes ya estamos hartos de tantos atracos a la nación y para ellos ni peso de la ley y la justicia, e incluso, hasta tiempo y millones de ventaja para huir.

Pero ay de aquellos que manifestemos hartazgo al nefasto desgobierno de Peña Nieto.

Acta Divina… La Secretaría de Gobernación (Segob) advirtió que no habrá impunidad ante actos vandálicos observados en algunas zonas del país

Para advertir… Y nosotros cuándo seremos intolerantes a la impunidad del poder.

actapublica@gmail.com
r3