CIUDAD DE MÉXICO.- De acuerdo con Mikel Arriola Peñalosa, titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), esta dependencia se lanzará con todo, para prevenir el cáncer de mama, y reducir a cero la mortalidad por esa causa.

Cifras oficiales, indican que en el IMSS, se ha reducido un 18.6 por cierto, las incidencia de muertes por esta causa. Sin embargo, para su prevención se requiere de la participación de todos, por lo que en los siguientes dos años se invertirán 360 millones de pesos para que los 350 hospitales de segundo nivel tengan un mastógrafo más.

Además, que cada clínica acredite que se le practicó una mastografía a cada una de sus derechohabientes entre 40 y 60 años de edad.

Si no luchamos todos juntos contra este flagelo del cáncer de mama, no vamos a llegar a buen puerto. Antes solía ser la prevención un servicio médico accesorio, ahora queremos que la prevención sea un servicio médico central”, resaltó.

Mikel Arriola indicó que de la lealtad que el IMSS le debe a las mujeres para atender y prevenir el cáncer, es necesario que desde la adolescencia las mujeres se realicen la autoexploración y ante cualquier pequeño indicio de tumoración deben acudir a su clínica.

Por otro lado, en el 2017, se presentará un modelo de prevención que tendrá como objetivo anticiparse a cualquier riesgo. La parte importante serán las mastografías, estudio que permite detectar posibles tumores en los senos.

Finalmente, gracias a la prevención se ha permitido revertir la cifra de ocho mujeres por cada 10 que antes morían, a ocho mujeres salvadas por cada 10 con cáncer de mama, y en el futuro también permitirá ahorros que ahora se destinan a tratamientos en etapas avanzadas.

jcrh