ANKARA.- La policía turca dispersó hoy con gases lacrimógenos una manifestación en el centro de esta capital, donde cientos de personas recordaban el primer aniversario del doble atentado suicida en Ankara, que dejó 102 muertos y más de 500 heridos. Las fuerzas de seguridad detuvieron a decenas de personas e impidieron a los manifestantes acceder a las cercanías de la estación de ferrocarril de Ankara, donde se produjo el devastador atentado de hace un año.

El gobernador de Ankara, Ercan Topaca, había prohibido cualquier tipo de manifestación escudándose en el estado de excepción que rige en el país desde el fallido golpe de Estado del pasado 15 de julio, según el diario turco Hürriyet. El 10 de octubre del año pasado, dos suicidas se hicieron estallar en medio de una manifestación denominada Marcha por la Paz, impulsada por activistas prokurdos y sindicalistas, cerca de la principal estación de tren de Ankara, provocando 102 muertos y más de 500 heridos.

El gobierno turco atribuyó ese doble atentado, el más grave en la historia moderna del país, a simpatizantes turcos del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que sin embargo nunca se atribuyó su autoría. Las primeras investigaciones revelaron que una de las detonaciones fue perpetrada por un joven turco islamista, que había sido entrenado por el EI, por lo que el atentado habría sido obra del grupo extremista que opera en Siria e Irak. Turquía lanzó el pasado 24 de agosto la operación Escudo del Éufrates para expulsar a los yihadistas del EI de las localidades fronterizas del norte de Siria.

NOTIMEX/JRGA