BEIJING.- Una niña de tres años fue rescatada con vida después de permanecer por más de 14 horas bajo los escombros de cuatro edificios que se derrumbaron la víspera en la oriental ciudad china de Wenzhou, tragedia que dejó hasta hoy un saldo de 22 muertos. La menor fue rescatada protegida en medio de los brazos de su padre, quien pereció bajo los escombros de los edificios mal construidos, de cinco pisos, que se derrumbaron el lunes poco antes del amanecer en la zona industrial de Lucheng en Wenzhou, en la provincia de Zhejiang.

El Servicios de Bomberos de Wenzhou informó esta mañana que la pequeña permaneció más de 14 horas atrapada y fue la última persona con vida que ha sido localizada hasta ahora, según un reporte de la televisión Central de China. “Hasta el martes por la mañana han sido rescatados un total de 28 personas, incluyendo a niños”, destacó la televisora china, tras informar que socorristas continúan buscando a otros residentes que permanecen desaparecidos. Según la agencia de noticias Xinhua, un total de 22 personas murieron a consecuencia del derrumbe de los cuatro edificios residenciales en la ciudad de Wenzhou, donde unos 800 socorristas remueven los escombros en busca de posibles sobrevivientes. De acuerdo con el reporte de la agencia estatal de noticias china, de los 28 personas que han sido rescatadas de entre los escombros, seis están hospitalizada y su condición de salud es reportada como estable.

Autoridades locales indicaron que es muy probable que la cifra de muertos aumente a lo largo del día con la remoción de los escombros, mientras que la causa del derrumbe aún no se puede determinar, ya que está bajo investigación. En los últimos años, varios construcciones se han derrumbado en China, debido principalmente a la construcción ilegal de edificios y el uso de materiales de baja calidad, como la utilización de arena de mar, que al contener sal causa corrosión en las edificaciones. En mayo pasado, 16 personas murieron después de que un edificio residencial en la provincia de Guizhou, suroeste de China, se derrumbó por un deslizamientos de tierra, causado por las intensas lluvias en la zona.

Notimex/JRGA