BAGDAD.- El Ejército iraquí y los combatientes kurdos (peshmerga) prosiguen hoy por tercera jornada su ofensiva para recuperar la norteña ciudad de Mosul, la cual es defendida por entre cinco mil y seis combatientes del Estado Islámico (EI). Las tropas iraquíes, con el apoyo de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, irrumpieron este miércoles en Al Hamdaniya, el núcleo principal de la comarca homónima, a unos 30 kilómetros de Mosul.

La parte meridional de Al Hamdaniya ya se encuentra bajo control de las tropas gubernamentales, según informó el alcalde de la localidad, Nisan Karroni, quien destacó que el progreso de las fuerzas iraquíes es lento pero mayor de lo esperado. Al Hamdaniya es el corazón de una comarca compuesta por unas 50 aldeas, la mayoría de las cuales ya han sido conquistadas por las fuerzas iraquíes en los primeros días de la operación militar para recuperar Mosul, último bastión del EI en Irak. El grupo yihadista tiene entre cinco y seis mil combatientes defendiendo la ciudad de Mosul contra la ofensiva iraquí, dijo el jefe de las fuerzas especiales de Irak, teniente general Talib Shaghati, citando información de inteligencia. En rueda de prensa cerca de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, Shaghati llamó a los iraquíes que luchan con el EI en Mosul a rendirse, según la cadena Al Yazira. Sin embargo, los yihadistas resisten la ofensiva, incendiando neumáticos y aceite para estorbar la visibilidad de los aviones que bombardean la ciudad y poder así ocultar sus movimientos.

Asimismo, el EI está empleando suicidas contra las fuerzas gubernamentales y kurdas, además de ejecutar a civiles para atemorizar a la población de Mosul. El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, anunció el lunes pasado el inicio de la ofensiva para recuperar Mosul, más de dos años después de que la segunda ciudad más grande del país cayó en manos del EI, en lo que podría ser una de las mayores operaciones militares desde 2003. Las organizaciones humanitarias temen que la operación derive en un éxodo masivo de civiles, al tiempo que alertan de que los yihadistas podrían utilizar a la población local como escudos humanos para tratar de retrasar el avance rival. Al menos cinco mil personas han huido de Mosul y cruzado la frontera con Siria en los últimos 10 días, reportó la organización Save the Children. Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de los Asuntos Humanitarios (OCHA), unas 200 mil personas podrían verse obligadas a huir en las primeras semanas de la ofensiva militar.

En el peor escenario, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que hasta un millón de personas podrían huir de la ciudad, donde hoy viven entre 1.2 y 1.5 millones de civiles. “Dependiendo de lo que ocurra en Mosul, podría convertirse en la operación humanitaria más compleja del mundo en 2016”, alertó la ONU. Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, se convirtió en la capital de facto del EI desde junio de 2014 y es también su último bastión en el país, por lo que su pérdida marcaría su derrota efectiva en esta nación.

Notimex/JRGA