CARACAS.- Más de 970 millones de dólares ha gastado el gobierno venezolano en el saneamiento y recuperación del caraqueño río Guaire, pero hasta ahora la obra permanece inconclusa, denunció la Asociación Civil “Ojos de la Ciudad”. “Esta obra se inició en el 2005 y debió estar lista en el 2014, por lo que se incumplió el tiempo previsto para su entrega”, precisó el ingeniero Francisco Olavarrieta, presidente de la citada organización no gubernamental sin fines de lucro.

Olavarrieta, en diálogo con Notimex, dijo que parte importante de la obra fue financiada mediante créditos solicitados al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y que en 12 años de intervención solo se ha construido una de las cuatro plantas de tratamiento. El Guaire es un río de 72 kilómetros que atraviesa la capital venezolana en dirección sudeste y es utilizado como vía principal de desagüe de las aguas residuales de la ciudad, siendo este uno de los grandes males que tiene en la actualidad. “Con los casi mil millones de dólares gastados en el saneamiento del río se hubiera podido construir una nueva autopista Caracas-La Guaira, sin embargo apenas se construyó una planta de tratamiento en El Tambor, que apenas trata 2.0 por ciento de las aguas servidas”, dijo.

Olavarrieta aclaró que la más grande de estas plantas que ya debería estar funcionando en el sector El Encantado, ni siquiera se ha empezado a construir. “Tampoco se han hecho las canalizaciones aguas abajo del barrio La Línea por lo que a menudo el río se desborda y causa estragos”. Detalló que el río Guaire recibe 17.1 metros cúbicos de aguas servidas por segundo proveniente de toda Caracas, la mayor parte de origen doméstico e industrial, y que en los últimos meses los desbordamientos por las incesantes lluvias han causado alarma en la población. “El proyecto de recuperación del río incluía además la construcción, rehabilitación y canalización de colectores marginales, drenaje urbano, bulevar y un centro de prevención y control de inundaciones, pero nada de eso se ha hecho”, señaló Olavarrieta.

Refirió que muchas empresas constructoras han aumentado su capital a costa de esta obra que nunca finaliza, porque siempre se comienza la intervención del río los días previos al período de lluvias y luego los trabajos son interrumpidos por largos períodos. “En medios profesionales vinculados a la ingeniería comparan este río con la gallina de los huevos de oro y comentan que muchos contratistas tiemblan y se entristecen solo de pensar que algún día tendrán que terminar y entregar esta obra a los pacientes habitantes de Caracas”, lamentó.

NOTIMEX/JRGA