NACIONES UNIDAS ,-  La contienda para ocupar el liderazgo de las Naciones Unidas se ha complicado porque una diplomática búlgara ha entrado a la contienda con aspiraciones al cargo. La candidatura de Kristalina Georgieva, vicepresidenta de la Comisión Europea y exfuncionaria del Banco Mundial, podría alterar los cálculos diplomáticos entre Occidente y Rusia sobre quién remplazará a Ban Ki-moon como secretario general en enero.

El primer ministro Boiko Borisov hizo el anuncio en Sofía, la capital búlgara. La candidatura de Georgieva la coloca en competencia directa con otra compatriota, Irina Bokova, directora general de la Unesco. A Bokova no le ha ido tan bien en las encuestas extraoficiales del Consejo de Seguridad, el cual selecciona al secretario general.

Bokova mencionó en un correo electrónico el miércoles que continuaría en la contienda. Sin embargo, Borisov, en una conferencia de prensa en Sofía, declaró que Bokova ya no contaba con el respaldo del gobierno búlgaro.

“Le dimos una última oportunidad, en espera de los resultados de la última votación”, explicó, refiriéndose a una encuesta extraoficial que se llevó a cabo el lunes. El primer ministro comentó que consideraba que la de Georgieva “era una candidatura más exitosa”.

Ban, estadista surcoreano, completará su segundo periodo de cinco años al terminar el año. La selección de su sucesor queda en última instancia en manos de los cinco miembros con derecho de veto del Consejo de Seguridad, en específico, Rusia y Estados Unidos. Entre estos países hay una profunda división, particularmente en relación con el tema de la guerra en Siria.

En la contienda participan doce candidatos, y António Guterres, ex primer ministro de Portugal y exdirector de la agencia de refugiados de la ONU, despuntó como favorito en las encuestas extraoficiales. Los diplomáticos comentan que Georgieva es competencia fuerte para él.

Rusia ha insistido en que el siguiente secretario general debe ser de Europa del Este. Aunque Georgieva califica, se considera que tiene vínculos cercanos con Occidente. El bloque occidental de los miembros del consejo permanente —Reino Unido, Francia y Estados Unidos— tendrá que elegir entre Georgieva y el candidato puntero.

La candidatura de Georgieva también es fuerte debido a que algunos diplomáticos y muchos activistas han hecho llamados para que sea una mujer quien esté al frente de las Naciones Unidas. Durante setenta años, el secretario general ha sido un hombre. En los próximos días se espera que ella comparezca en una audiencia pública en la Asamblea General de la ONU.

r3