MOSCÚ.- Rusia, Turquía e Irán se comprometieron hoy aquí a intensificar la lucha contra el terrorismo en Siria y en el resto del mundo ante “provocaciones”, en referencia al asesinato del embajador ruso en Ankara, Andrei Karlov, ocurrido la víspera. Tras una reunión tripartita con sus colegas de Irán y Turquía, el canciller ruso, Serguei Lavrov, destacó que los tres países prometieron luchar conjuntamente contra los grupos terroristas -el Estado Islámico (EI) y el Frente Fath al-Sham (ex Frente al Nusra)-.

Asimismo, reiteraron el apoyo a la soberanía y la integridad territorial de Siria como un Estado multiétnico, multiconfesional, democrático y laico. “Hay que respetar completamente la soberanía, la integridad territorial y la unidad de Siria”, dijo Lavrov en conferencia de prensa en Moscú junto a sus homólogos de Irán y Turquía, Mohamad Yavad Zarif y Mevlut Cavusoglu, respectivamente. Subrayó que las actividades de Rusia, Irán y Turquía en Siria están dirigidas a la lucha contra el terrorismo y no al cambio del régimen en el país árabe, según informes de la agencia rusa de noticias Sputnik. “Hemos coincidido en que la crisis siria no puede tener una solución militar, nos pronunciamos por un arreglo político-diplomático que no tiene alternativa”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Lavrov afirmó que Rusia, Irán y Turquía están dispuestos a elaborar un de paz entre el gobierno sirio y la oposición armadas, y ser garantes de su cumplimiento. Rusia, Turquía e Irán aprobaron este martes una declaración para “reactivar” el proceso de paz en Siria para lo que se proponen separar a las milicias opositoras al régimen de Bashar al Assad de los grupos yihadistas. “Hemos consensuado una declaración conjunta con medidas encaminadas a relanzar el proceso político con el fin de poner fin al conflicto sirio”, dijo el ministro ruso de Relaciones Exteriores. Según el canciller turco, en la reunión de Moscú se abordó también la posibilidad de garantizar la evacuación completa de la ciudad siria de Alepo, la llegada de ayuda humanitaria y la libre circulación de civiles, además extender el alto al fuego a todo el territorio nacional.

La reunión tripartita se celebró este martes, un día después del asesinato del embajador ruso en Ankara, hecho que Turquía consideró una “provocación abierta” contra las relaciones turco-rusas. En un discurso televisado la víspera, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo “sabemos que esto es una provocación especialmente para obstaculizar el proceso de normalización entre Turquía y Rusia”. El presidente ruso, Vladimir Putin, también describió el asesinato de su embajador en Ankara como “una provocación” y aseguró que sólo “fortalecería la lucha de Rusia contra el terrorismo”.

Notimex/JRGA