ROMA.- Dos rehenes italianos secuestrados el pasado 20 de septiembre en Libia estarían en poder de un grupo vinculado a la banda extremista Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), que pide un rescate de cuatro millones 406 mil dólares, se informó hoy aquí. Medios locales, que citaron al sitio argelino Middle East Eye, destacaron que el grupo actúa por su propia cuenta, está integrado por argelinos y libios y es encabezado por el argelino Abdelah Belakahal.

De acuerdo con la fuente, los secuestradores han amenazado con entregar los rehenes al AQMI o a una célula del Estado Islámico en caso de que no sea pagado el rescate de cuatro millones 406 mil dólares. Los técnicos italianos Bruno Cacace, de 56 años de edad, y Dalino Calogeno, de 68, fueron secuestrados al lado de un colega canadiense solamente conocido como Frank. Los tres trabajaban para la empresa italiana Conicos, que realiza trabajos de remodelación en el aeropuerto de la ciudad libia de Ghat, donde tuvo lugar el secuestro. Los rehenes viajaban el 20 de septiembre en un auto con chofer, pero sin escoltas, en la carretera que atraviesa el desierto entre Ghat y Ubari, cuando fueron interceptados por un grupo armado que maniató al conductor y se llevó a los técnicos.

Los tres aparentemente conocían bien la zona y Calogeno se había convertido al Islam, razón por la que en 2014 habría evitado otro secuestro en el desierto libio. En marzo pasado dos técnicos italianos que trabajaban en Libia para la empresa Bonatti murieron en circunstancias no aclaradas en un operativo para liberarlos. Los dos, al lado de otros dos colegas, habían sido secuestrados ocho meses antes en la localidad libia de Sabratha. AQMI es una organización terrorista internacional de origen argelino creada en 1997 como escisión del Grupo Islámico Armado por Hassan Hattab y el muftí Ahmed Zarabib, y cuyo líder espiritual es el jordano Abu Qutada y Abu Al Haitan, vinculada desde sus orígenes con la Yihad Islámica y desde 2006 con Al Qaeda.

Notimex/JRGA