Autoridades de Estados Unidos reemplazaron un muro de acero y concreto de dos kilómetros de longitud por una cerca de alambre en la colonia Puerto de Anapra, en Ciudad Juárez, del lado mexicano, y Sunland Park, Nuevo México, del estadounidense, construida en 1986.

Era un punto en donde familias solían entregar dinero, comida, ropa o juguetes a mexicanos que no cuentan con permiso para cruzar a Estados Unidos o fueron deportados.

Los vecinos de esta colonia, una de las más pobres de la ciudad, ubicada en la zona norponiente entre cerros y casas de madera y cartón, comentaron que en esta temporada familias estadunidenses, organizaciones civiles y grupos religiosos llevaban a migrantes y deportados pavos, comida, juguetes y ropa que arrojaban por encima de la malla.

Los trabajadores que construyen el muro hablan español y muchos consumen alimentos mexicanos; señalaron que tienen prohibido hablar con medios, de ser sorprendidos los despiden, y comentan que les están pagando bien por esta labor.

Con información de: Fernanda Familiar.