RABAT.- El islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD) ganó las elecciones legislativas en Marruecos, según los datos provisionales facilitados en la madrugada del sábado por el ministro del Interior, Mohamed Hassad. Con el 90 por ciento de los votos escrutados, en segundo lugar se ubicó el laico Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) y en tercer lugar el histórico Istiqlal, nacionalista, señaló Hassad, que solo responde ante la autoridad del rey Mohamed VI.

Del total de 305 escaños en disputa, a los que habrá que sumar más tarde los 90 escaños reservados a mujeres y jóvenes, el PJD ha obtenido 99 escaños, seguidos por su rival, el laico y liberal PAM, que ha tenido 80. El resto de partidos consiguen cifras mucho más modestas, y para algunos partidos históricos ha sido una verdadera debacle, como los 31 escaños obtenidos por el Istiqlal (tenía 60 en el parlamento saliente) o los 14 de la Unión Socialista (tenía 39). En rueda de prensa, Hassad confirmó que la participación se situó en un 43 por ciento del censo electoral, una de las cifras más bajas de la historia de Marruecos. Informes y vídeos aparecidos en Internet revelaron presuntas violaciones en las elecciones, como adulteración de sufragios, votos válidos de personas muertas, y hasta las autoridades bloquearon una carretera a un centro de votación. El Ministerio del Interior emitió declaraciones negando la mayor parte de las irregularidades alegadas, pero señaló que estaba investigando.

Horas antes, el líder del islamista PJD, Abdelilá Benkirán, proclamó su victoria en las elecciones legislativas celebradas este viernes en Marruecos, nación del norte de África, que es visto como un modelo de estabilidad y prosperidad en la región. A pesar de la victoria indiscutible de los islamistas, del PJD se verá obligado a pactar con otras formaciones, ya que el sistema electoral marroquí está diseñado para impedir las mayorías absolutas. La monarquía seguirá dirigiendo los principales resortes de la política. El PJD ganó a pesar de la frustración general en la población marroquí por su manejo de la economía tras cinco años al frente del gobierno y las preocupaciones sobre el desempleo juvenil, la alta deuda y el extremismo islámico. El partido se enfrentó a la dura competencia del PAM, ampliamente considerado como cerca del palacio. Fue fundado en 2008 por Fouad Ali El Himma, amigo de la infancia del rey Mohamed VI y consejero real actual.

Notimex/JRGA