CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa realizó hoy una visita sorpresa a la residencia para niños con problemas “Aldea SOS” en un popular barrio de Roma, escuchó las historias de los menores, compartió con ellos la merienda y escuchó un poco de música rap. Después de las 16:00 horas locales (15:00 GMT), Francisco dejó el Vaticano acompañado por unos cuantos acompañantes y se dirigió hasta la zona de Boccea, al noroeste de Roma, para llegar a la casa que recibe niños asignados por los servicios sociales y de los tribunales.

Al ver llegar a Jorge Mario Bergoglio, el personal del lugar y los menores quedaron perplejos. Los niños y las niñas mostraron al inédito huésped la zona verde a disposición de la aldea que cuenta con un campo de futbol y un pequeño parque de juegos. Luego le enseñaron sus habitaciones y sus juguetes, el líder católico siguió sus relatos, escuchó música rap y compartió una pequeña merienda. La aldea está compuesta por cinco casas, en cada una de las cuales hay un máximo de seis niños y niñas de hasta 12 años de edad, junto a una responsable llamada “mamá SOS”. Está estructurado a manera de apoyar a los niños durante su crecimiento, acompañándolos como una familia verdadera a través de las varias etapas de crecimiento y de integración a la sociedad. La aldea retoma el modelo pedagógico y organizativo de la primera estructura de este tipo fundada en Austria en 1949.

Paolo y María, que dirigen la sede romana, le contaron al Papa la historia de Hermann Gmeiner, un joven estudiante de medicina austríaco que, profundamente afectado por los cientos de niños que se quedaron sin padres a causa de la devastación de la guerra, abrió en Austria la primera aldea. Ahí, Gmeiner desarrolló un modelo muy cercano al calor de una familia verdadera y contrario al sistema de orfanatos de esa época. El recorrido por la aldea forma parte de los “Viernes de la Misericordia”, una iniciativa puesta en práctica por el pontífice con motivo del Jubileo Extraordinario y por el cual él visita cada mes alguna entidad de acogida, asilo u hospital. Al terminar la visita y antes de volver al Vaticano, Francisco pasó a visitar al cardenal Andrea Cordero Lanza de Montezemolo, quien se encuentra internado en la clínica Villa Betania.

Notimex/JRGA