CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco instó hoy a los fieles a evitar caer en la “religión de maquillaje” e indicó a la humildad como el único camino para quitarse el egoísmo, la soberbia, la vanidad y la “mundanidad”.

Durante el sermón de su misa matutina, que celebró en la capilla de la residencia vaticana de Santa Marta, repasó el pasaje bíblico en el cual Jesús acusa a los fariseos de ser “sepulcros lavados, bellos por fuera pero dentro llenos de huesos de muerte y marchitos”. “Ustedes fariseos limpian el exterior del vaso y del plato pero vuestro interior está lleno de avaricia y maldad. Esto lo repite Jesús tantas veces en el evangelio a esta gente: su interior es malo, no es justo, no es libre. Son esclavos porque no han aceptado la justicia que viene de Dios”, indicó el Pontífice.

Aseguró que esos personajes tenían la “cara dura” y “no tenían vergüenza” porque rezaban y daban limosna para mostrarse, por narcisismo, dijo. Estableció que recorrer ese sendero da la libertad del “bien escondido”, que se hace “sin sonar la trompeta” porque la verdadera religión es aquella de “la humildad” y “la humillación”. “En cambio, esta gente que Jesús amonesta es gente que sigue la religión del maquillaje: la apariencia, el aparecer”, apuntó. El Papa insistió que se puede hacer todo el bien que se quiera pero si no se hace con humildad, “no sirve”.

Notimex/JRGA