MIAMI.- Más de un millón de residentes de las Carolinas y Florida recibieron hoy órdenes de evacuación ante el inminente impacto en la costa de Estados Unidos del poderoso huracán Matthew, al que ya se le atribuyen 11 muertes a su paso por el Caribe. La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, declaró el estado de emergencia y ordenó la evacuación de más de un millón de personas que viven en las zonas costeras. “No hacemos una evacuación voluntaria u obligatoria más. Una evacuación es una evacuación “, advirtió Haley a la prensa.

Los gobernadores de Florida, Rick Scott, y Carolina del Norte, Pat McCrory, han declarado también el estado de emergencia. En Florida se han ordenado evacuaciones en el condado San Lucie, mientras que en Carolina del Norte en el condado Hyde. En Georgia, el gobernador Nathan Deal emitió el estado de emergencia en 13 condados en las zonas costeras. El presidente Barack Obama advirtió a los estadunidenses que se encuentran en la trayectoria del huracán Matthew prestar atención y tomar las órdenes de evacuación en serio. Dijo que si “el ojo” de la tormenta golpea Florida, podría tener un “efecto devastador”. Casi toda la costa de Florida está bajo aviso de huracán y sus efectos comenzarán a sentirse la noche del jueves y viernes, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (CNH). En Miami, que está bajo aviso de tormenta tropical, decenas de miles de habitantes abarrotaron el miércoles supermercados para adquirir agua y víveres, y las gasolineras registraron largas colas ante la inminente llegada del fenómeno.

“Compré agua embotellada, latas de comida y un generador de energía”, dijo a Notimex Noreli Vázquez, de origen cubano, quien ya experimentó el huracán Andrew que devastó la ciudad en 1992. “Vengo buscando gasolina desde hace rato en tres estaciones y ya se acabó”, dijo Marvin Oreallana, un trabajador de la construcción guatemalteco mientras llenaba el tanque de gasolina de su auto en un expendio “Valero” cerca de la Calle Ocho de Miami. Matthew, el más feroz huracán en azotar el Caribe desde Félix en 2007, se mantuvo como categoría cuatro el martes, y bajó su intensidad a tres el miércoles con vientos de 195 kilómetros por hora, pero se espera que azote la costa estadunidense como categoría cuatro, según informó el (CNH) de Miami. Al menos 11 muertes se han atribuido a la tormenta. Se registraron cinco muertes en Haití, incluyendo un hombre de 26 años de edad que se ahogó tratando de rescatar a un niño que cayó en un río corriendo, dijeron las autoridades. El niño se salvó.

Dos personas murieron en Petit Goave, incluyendo una mujer aplastada por un poste eléctrico, informó el alcalde de la ciudad, Cuatro muertes se registraron en República Dominicana, entre ellos tres niños, y una en Colombia y en San Vicente y las Granadinas. El diario Haití Libre reportó el miércoles que una persona sigue desaparecida y decenas han resultado heridas.

Notimex/JRGA