BRUSELAS.- El secretario general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, urgió hoy a Estados Unidos y Rusia a reanudar las negociaciones para poner fin a las hostilidades en Siria, luego de que Washington las suspendió debido a un bombardeo en Alepo. “La situación en Alepo, y en Siria en general, es de partir el corazón. Instó a que reanuden las negociaciones”, dijo Ban, quien participará en esta capital en una conferencia internacional sobre Afganistán. La Casa Blanca reaccionó a un bombardeo contra un hospital en Alepo con la cancelación de las negociaciones con Rusia.

Ban tratará la cuestión en reuniones bilaterales que tiene previsto mantener en la capital belga con el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, y con funcionarios rusos. Antes de la cita, Kerry afirmó que su país “no está abandonando el pueblo sirio” y “continuará comprometido con una Siria pacífica, estable, entera, unida, no sectaria”. “No estamos desistiendo del pueblo sirio, no estamos abandonando la búsqueda de la paz, no abandonaremos el campo multilateral. Continuaremos buscando un medio de avanzar hacia el fin de esa guerra”, aseguró, “No hemos abandonado los esfuerzos anticonflicto entre nuestros militares y los militares rusos, cuyo fin es reforzar nuestra lucha contra Daesh (acrónimo en árabe para Estado Islámico), insistió Kerry en la capital estadounidense durante una conferencia organizada por el grupo de presión independiente German Marshall Fund. El secretario de Estado sostuvo que Rusia “sabe exactamente lo que necesita hacer” para implementar el alto el fuego en Siria “de manera justa y razonable”.

Al mismo tiempo, acusó a Moscú de “hacerse de la vista gorda” ante el “deplorable” uso de gas de cloro y barriles bomba por parte del gobierno del presidente sirio Bashar al Assad, al que “ha asociado sus intereses y su reputación”. “Juntos, el régimen sirio y Rusia parece que han rechazado la diplomacia y tratan de conseguir la victoria militar sobre los cuerpos rotos, los hospitales bombardeados, los niños traumatizados de un país que lleva mucho tiempo sufriendo”, añadió. Kerry también advirtió a Moscú y Damasco sobre su “obligación” de permitir el acceso de ayuda humanitaria a las ciudades sirias sitiadas. “En mis conversaciones con las fuerzas de la oposición y los grupos armados sobre el terreno, todos acuerdan dejar pasar la ayuda humanitaria. Sigue faltando que Rusia y el régimen (sirio) lo permitan y lo garanticen”, afirmó. De acuerdo con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 220 personas murieron en Alepo desde el 22 de septiembre, cuando el ejército ruso y la fuerzas de Al Assad lanzaron una ofensiva contra la parte este de la ciudad, considerada un bastión rebelde.

Notimex/JRGA