WASHINGTON,-  Según un sondeo elaborado por la empresa Ipsos y la agencia Reuters entre 1,928 adultos estadounidenses, Clinton logra un apoyo del 42 por ciento a nivel nacional, mientras que Trump obtiene un 36 por ciento, con ello la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, aventaja en seis puntos a su rival republicano, Donald Trump.

Por detrás, figuran el candidato libertario, Gary Johnson (8 por ciento), y la aspirante ecologista, Jill Stein (2 por ciento). Si se descarta a Johnson y Stein, la ex secretaria de Estado amplía su ventaja (44 por ciento) frente al magnate inmobiliario (37 por ciento).

La encuesta se confeccionó entre el 29 de septiembre y el 3 de octubre mediante entrevista en internet y cuenta con un margen de error del 2.5 por ciento. Según RealClearPolitics, web que elabora una media de las encuestas emitidas en el país, Clinton aventaja a Trump en 3.8 puntos (43.9 por ciento para la candidata demócrata, y un 40.1 por ciento para el magnate) si se toma en cuenta a los cuatro aspirantes.

El sondeo se publicó un día después de que los compañeros de fórmula de Clinton, el senador Tim Kaine, y de Trump, el gobernador de Indiana, Mike Pence, celebrasen este martes su primer y único debate vicepresidencial.

La política exterior y las polémicas afirmaciones que Trump ha hecho a lo largo de la campaña electoral coparon el debate en Farmville (Virginia), del que salió ganador Pence, según coinciden en señalar la mayoría de los analistas y las encuestas.

El triunfo del gobernador constituye un balón de oxígeno para el multimillonario neoyorquino, quien no levanta cabeza en los sondeos desde su primer debate con Clinton el pasado 26 de septiembre, del que salió vencedora la ex secretaria de Estado.

Desde entonces, Trump se ha visto implicado en una polémica por su ataque a la ex Miss Universo Alicia Machado, al tiempo que han resurgido las dudas sobre el cumplimiento de las obligaciones fiscales del multimillonario, quien se resiste a divulgar su declaración de impuestos, como es costumbre en EEUU desde hace décadas por parte de todos los aspirantes presidenciales.

El magnate tendrá una nueva oportunidad para intentar enderezar el rumbo de su campaña el próximo domingo, cuando se celebrará el segundo debate presidencial frente a la ex primera dama en San Luis (Misuri). Según los observadores y sus propios aliados, Trump está obligado a imponerse en ese segundo careo televisado en horario de máxima audiencia si quiere reavivar sus opciones de llegar a la Casa Blanca en las elecciones del próximo 8 de noviembre.

efe/r3