TOKIO,- Tony Tan Keng Yam presidente de Singapur quien realiza visita de nueve días a Japón para celebrar los 50 años de relaciones diplomáticas se pronunció con Japón, ratificar lo antes posible el Acuerdo Transpacífica sin EEUU.

Se reunió con el primer ministro japones Shinzo Abe, ambas naciones forman parte del TPP que incluye a 12 países de ambos lados del Pacífico que representan 40 por ciento de la economía mundial.

El futuro del pacto que impulsaba Estados Unidos es ahora incierto, después que Trump dijo que lo rechazará en el primer minuto que tome posesión del cargo el próximo mes de enero.

“Discutimos la importancia económica y estratégica del tratado, y acordamos que es de interés para todos los socios del TPP asegurarse que el mismo sea ratificado y entre en vigencia con rapidez”, dijo Tan a la prensa.

Singapur modificará su legislación para poner en vigor el TPP a principios del próximo año, mientras que la Cámara Baja de Japón ya lo aprobó y ahora se encuentra en la Cámara Alta.

Siete de los países de la PPT -incluidos Singapur y Japón- también forman parte del Acuerdo de Asociación Regional Amplia (RCEP) de 16 países encabezado por China.

El TPP alcanzaría al 11 por ciento de la población mundial, es decir, 800 millones de personas; al 40 por ciento del PBI mundial, un tercio del comercio mundial y un estimado de 295 billones de dólares en ganancias netas globales potenciales.

Incluso antes de que Trump entre a la Casa Blanca y abandone un acuerdo de comercio liderado por Estados Unidos, el mandatario chino, Xi Jinping, tendrá oportunidad de demostrar su disposición para ocupar el vacío en liderazgo.

La salida de Estados Unidos enfocó la atención en un conjunto de negociaciones comerciales previstas para realizar en Indonesia la próxima semana.

Dichas negociaciones, que a diferencia del TPP incluyen a China y no a Estados Unidos, buscan sincronizar pactos vigentes a través de gran parte de Asia y abarcarían 30 por ciento de la economía global y casi la mitad de la población mundial.

La RCEP se ha transformado en la segunda mejor esperanza para las naciones asiáticas hambrientas de comercio luego que el sorpresivo triunfo de Trump marcó un giro hacia políticas proteccionistas en Estados Unidos.

r3