MOSCÚ.- El canciller japonés, Fumio Kishida, y su homólogo ruso, Sergei Lavrov, se reunieron hoy con el fin de ultimar detalles de la próxima cumbre entre el primer ministro Shinzo Abe y el presidente Vladimir Putin. En la reunión en Moscú, Kishida y Lavrov discutieron el tema territorial sobre las islas controladas por Rusia fuera de Hokkaido que son reclamadas por Japón, que ha impedido a los dos países firmar un tratado de paz desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Abe espera avanzar en este tema cuando se encuentre con Putin el 15 y 16 en de diciembre en Japón, aunque Rusia continúa afirmando que se apoderó de las islas legítimamente como resultado de la guerra. Lavrov reconoció en rueda de prensa con su homólogo japonés, al término del encuentro, que será muy difícil encontrar un acuerdo por la disputadas islas Kuriles, según los rusos, y Territorios del Norte para los japoneses. Las Kuriles son un archipiélago de islas en su mayoría volcánicas, que se extiende en dirección nordeste desde Hokkaido, en Japón, hasta la península de Kamchatka, separando el mar de Ojotsk del océano Pacífico Norte.

En su tercera reunión de este año, Kishida y Lavrov también están listos para discutir la cooperación económica sobre la base de un plan de ocho puntos que Abe propuso a Putin en mayo pasado. El plan incluye el apoyo de Japón para el desarrollo de los sectores médicos y de energía en Rusia y en la construcción de una base de exportación en el extremo oriente de Rusia, una región que Putin está dispuesto a desarrollar. El ministro japonés de Asuntos Exteriores y el presidente ruso acordaron ayer que los dos países trabajarán para hacer que la cumbre sea todo un éxito.

Kishida afirmó que se encontraba en Rusia para garantizar que en la cumbre se logren resultados en una amplia variedad de cuestiones, entre las que se incluyen las negociaciones de un tratado de paz. El ministro entregó a Putin una carta de parte de Shinzo Abe. Los ministros también tocaron puntos globales, como los cuestionados programas nucleares y de misiles de Corea del Norte.

Notimex/JRGA