JERUSALÉN.- La Policía israelí arrestó hoy a seis residentes palestinos de Jerusalén oriental, acusados de estar vinculados o intentar unirse a las filas del grupo extremista Estado Islámico (EI), para planear ataques en Tel Aviv y esta ciudad. Los acusados, detenidos en Shuafat y Anata, en Jerusalén oriental, son presuntamente miembros de una célula que operaba en el campo de refugiados de Shuafat, donde “preparaba una serie de ataques, principalmente en Jerusalén”, destacó la Policía en un comunicado.

Los arrestos se dieron luego de un operativo especial de seis semanas, entre elementos de la Policía y del servicio el servicio de seguridad interna de Israel, Shin Bet, que alertó sobre la existencia de la presunta organización extremista. Según la acusación presentada por el fiscal de distrito de Jerusalén, durante todo el 2015 y hasta agosto pasado, los acusados trabajaron tanto juntos como por separado para apoyar y unirse al grupo islamista radical, que controla amplias zonas de Siria e Irak. De acuerdo con la Policía, los detenidos supuestamente establecieron un “Halaqah” (un grupo de estudio), para reunirse varias veces por semana para conocer, aprender y seguir la ideología del EI, según un reporte del sitio YnetNews. “Durante estas reuniones de estudio, los miembros del Halaqah observaron videos de EI, incluyendo discursos de líderes del grupo, recreaciones de sus batallas, sus asesinato y varios informes sobre diferentes áreas”, destacó la declaración. Uno de los seis detenidos, identificado como Ahmad Shweiki, afirmó que los participantes se preparaban para destruir a los infieles, cruzados, judíos y árabes, que no siguen las leyes del Daesh, acrónimo en árabe del grupo extremista radical.

Shweiki “instruyó a los miembros a cortarse el pelo y dejarse crecer la barba como los combatientes del EI, así como doblar los extremos de sus pantalones, como los usan los combatientes del grupo”, destacó el reporte informativo. Otros dos de los acusados, Amr al Bayah y Mohammed Hamid Shuafat, planeaban salir de Israel y viajar a Siria, a los campos de entrenamiento de EI, para preparase para llevar a cabo un ataque con explosivo contra judíos en Israel. Hamid, según la acusación, admitió que planeaba comprar un contenedor de carga, donde podrían preparar los explosivos que serían utilizados en un atentado, que planeaban contra Kiryat HaMemshala (un complejo de edificios del gobierno) en Jerusalén y en Tel Aviv. Además sugirió que se realizarían otros atentados cerca del Estadio Teddy de Jerusalén, aunque su cómplice, al Bayah, aseguró que el plan original era atacar los edificios del gobierno israelí. Otro de los acusados es Saad Alamein, de 24 años de edad, quien presuntamente intentó reclutar a Yusef al-Sheikh Amr, de 29 años, para unirse a la célula terrorista para planear ataques y secuestros, inspirados en las atrocidades del EI.

El Estado Islámico (EI) surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato, al frente de su líder al Abu Bakr al Baghdadi, quien se cree ha muerto. El grupo yihadista comete crímenes atroces en nombre del Islam, como decapitaciones, lapidaciones, quemando vivas a sus víctimas o lanzándolas desde azoteas de edificios, aunque también ha perpetrado innumerables atentados.

Notimex/JRGA