CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco, sostuvo un emotivo encuentro con las víctimas de los sismos que el año pasado, dejaron por lo menos 300 muertos en Italia. Durante la reunión, les alentó a “reconstruir corazones”, además de viviendas, buscando la reconciliación que puede generarse a partir de tragedias.

El Pontífice pronunció un discurso improvisado ante miles de personas de áreas golpeadas por una serie de poderosos sismos entre agosto y noviembre que provocó estragos en poblados en las regiones de Umbría, Lazio y Marcas.

Algunos de ustedes han perdido tanto, no sólo sus casas, sino también a hijos y padres (…) pero pueden surgir milagros en tiempos de dolor, como reconciliación (entre vecinos)”, comentó.

“Esos son los momentos en que nos redescubrimos, con un beso o un abrazo, con ayuda mutua, e incluso con lágrimas. Llorar solo hace bien (…) pero llorar juntos es mejor. Nos redescubrimos al llorar juntos”, sostuvo.

Varias personas en el amplio salón de audiencias del Vaticano se emocionaron hasta las lágrimas cuando los llamó a “reconstruir corazones” con esperanza, pese a llevar con ellos las cicatrices del sismo por el resto de sus vidas.

El Papa habló en forma espontánea por cerca de 20 minutos tras oír a varias personas que relataron su experiencia y la multitud aplaudió cuando dijo: “Quise tomar vuestras palabras y hacerlas mías porque en vuestra situación lo peor que uno puede hacer es pronunciar un sermón”.

Los sismos, fueron los más fuertes que se hayan registrado en Italia en los últimos 36 años. Hoy en día, miles de personas incluso siguen viviendo en tiendas de campaña y viviendas improvisadas.

jcrh