KABUL.- Al menos 14 personas murieron y 15 más resultaron heridas por la explosión de un coche bomba en la meridional ciudad afgana de Lashkar Gah, luego de que la insurgencia Talibán anunció ataques a gran escala en toda la provincia de Helmand. Marjan Haji, oficial de la policía de Lashkar Gah, capital de Helmand, informó que la explosión del vehículo cargado de explosivos ocurrió aproximadamente a las 11:30 horas locales (07: 00 GMT) a las puertas de la ciudad, luego de que el Talibán atacó varios puestos policiales.

El movimiento fundamentalista, que gobernó Afganistán entre 1996 y 2001, ha ampliado su presencia en la mayor parte de la provincia de Helmand en los últimos meses, en camino a la conquista de la capital provincial. En declaraciones a la prensa, Haji confirmó que al menos 10 policías, entre ellos su hermano, y cuatro civiles murieron y otras 15 personas resultaron heridas en el ataque explosivo, registrado en la zona de Mukhtar de Lashkar Gah. El responsable policial indicó que es muy probable que la cifra de muertos aumente, dada la gravedad de los lesionados, además de que se han reportado varias personas desaparecidas en la zona de la explosión, según reporte de la televisión árabe Al Yazira. Un médico del hospital de Lashkar Gah, dijo bajo condición de anonimato, que recibió 14 cuerpos calcinado por la detonación y 15 heridos, 14 víctimas de la explosión del coche bomba, y una persona que sufrió heridas de bala. La detonación se registró poco después de que el portavoz del Ministerio del Interior de Afganistán, Sediq Sediqqi, informó este lunes en Kabul que los talibán amenazaron con lanzar un ataque a gran escala en Helmand, concretamente contra controles de seguridad en Lashkar Gah. En una declaración, Sediqqi expresó su confianza de que las fuerzas de seguridad afgana pudieran hacer retroceder pronto a los insurgentes fuera de la capital provincial, antes de que pudieran hacer efectivas sus amenazas.

Abdul Majeed Akhonzada, director adjunto del Consejo Provincial en Helmand, confirmó que los combatientes entraron en la ciudad en las primeras horas del día, después de quebrantar el fuerzas afganas y romper el “cinturón de seguridad de defensa”. El portavoz talibán Zabihullah Mujahid informó, por su parte en una declaración, el inició de su ofensiva en Helmand y afirmó que sus combatientes avanzaban “sin problema” a través de Lashkar Gah. La provincia de Helmand es estratégicamente importante para los talibán, ya que es la principal puerta de salida del país de la producción de opio, que le brinda ganancia de unos cuatro mil millones de dólares al año, usados en su mayoría para solventar su guerra. La ofensiva en Helmand comenzó una semana después de que la insurgencia Talibán lanzó una ofensiva de ataque en la norteña ciudad de Kunduz, desde cuatro puntos y tomó varias oficinas de la policía, del gobierno municipal y edificios públicos. De acuerdo con el jefe de la policía de Kunduz, cientos de combatientes talibán murieron en los últimas días en enfrentamientos contra las tropas afganas para la “liberación” del centro de la ciudad, mientras que miles de residentes han huido en busca de un lugar seguro.

La ofensiva en Kunduz se registra a casi un año después de que el Talibán capturó por tres días la ciudad, en lo que representa uno de sus mayores éxitos en los 15 años de lucha contra el gobierno afgano, tras su derrocamiento a finales de 2001. El movimiento insurgente, que gobernó Afganistán entre 1996 y 2001, bajo el nombre oficial de Emirato Islámico, lucha desde hace más de 15 años contra el gobierno afgano y la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), que da apoyo a las autoridades afganas. El régimen fue derrocado tras la invasión de Estados Unidos a fines de 2001, luego de los atentados del 11 de septiembre de ese año contra las Torres Gemelas, orquestado por el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien en ese entonces se refugiaba en Afganistán, protegido por el Talibán.

Notimex/JRGA