TURQUÍA,-  En este momento, Europa se declara incapacitada para un nuevo flujo de refugiados ante la actual ofensiva militar del régimen sirio para recuperar Alepo y el inminente asalto sobre la ciudad iraquí de Mosul para arrebatárselo al Estado Islámico. En una entrevista, el director para Europa de Acnur, Vincent Cochetel, ha advertido de que “los grandes factores del desplazamiento forzado siguen estando ahí” y cabe la posibilidad de que las “actividades militares” en estos dos países “conlleven que más personas los abandonen”.

“¿Se quedarán en Turquía o saldrán? No lo sé, lo que sé es que Europa no está preparada porque no creo que haya tomado plenamente en consideración lo que ocurrió el año pasado”, ha subrayado el responsable de Acnur, admitiendo su preocupación por la “falta de preparación” y las “condiciones muy malas” de acogida que hay en algunos países.

“Todo el mundo cree que el acuerdo entre la UE y Turquía seguirá funcionando para siempre en el futuro. Esperemos que sí”, ha añadido, en referencia al pacto sellado en marzo en virtud del cual Ankara acepta acoger de vuelta a los inmigrantes y refugiados que lleguen a las costas griegas a cambio de que los países europeos trasladen a refugiados sirios que ya están en territorio turco. Si esto llegara a ocurrir y volvieran a registrarse llegadas masivas a las islas griegas se producirá una “situación muy grave, porque las autoridades griegas no tienen la capacidad y no vemos el nivel de solidaridad necesario en Europa” para afrontarlo tampoco, ha reconocido Cochetel.

El responsable de Acnur ha reconocido las dificultades de Grecia a la hora de acoger a los alrededor de 60.000 refugiados e inmigrantes que hay atrapados en su territorio, principalmente en las islas pero también en algunos centros de los que dispone en el continente. “Algunos de los lugares en la península no están bien, son antiguos almacenes no aptos para que residan en ellos personas y será muy difícil cuando llegue el invierno”, ha incidido, confiando en que Atenas “traslade a estas personas a lugares mejores”.

No obstante, ha indicado que a Acnur le preocupa especialmente la situación en las islas, donde las condiciones se han deteriorado recientemente ante el incremento de las llegadas, unas cien al día. “Dado que no hay muchas devoluciones ni muchos traslados a la península, hay una situación de congestión, lo que provoca tensión con la población local”, ha resumido.

El fenómeno de Calais se está repitiendo en otros puntos de Europa, incluidas Grecia e Italia, lo que deja a estas personas “fuera de la ley, como si no existieran”, ha afirmado. Frente a ello, “los estados tienen que actuar y ofrecer protección a quienes la necesitan y no asumir que el problema va a desaparecer por sí solo”. Nueva realidad en Europa Así las cosas, Cochetel ha considerado que tras la llegada masiva de refugiados e inmigrantes registrada el año pasado que obligó a Acnur a apoyar a los gobiernos “desbordados” de varios países para sorpresa del resto, Europa vive “una nueva realidad y tiene que acostumbrarse a ello”.

“Lo que ocurrió en en 2015 fue un recordatorio de que esos conflictos de los que hablamos en los medios en Europa no están lejos de Europa”, en el caso de Siria con tan solo un país de por medio, Turquía, ha subrayado. “En un mundo que es más globalizado, donde las comunicaciones son más rápidas, donde la gente sabe dónde encontrar protección, dónde está la seguridad, necesitamos acostumbrarnos a la realidad de que esas crisis no están lejos de Europa y que Europa no es la solución para todos pero es parte de la solución”, ha remachado.

r3