El jefe de la seguridad nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson, dijo que los planes del presidente electo estadunidense Donald Trump de construir un muro a lo largo de la frontera con México no son una inversión inteligente.

En una entrevista con la cadena Univisión emitida este domingo, Johnson señaló que “un muro de dos mil millas en la frontera suroeste no es la inversión más inteligente del dinero de los contribuyentes, y sospecho que mucha gente en el Congreso va a sentirlo de esa manera”.

El equipo de transición de Trump reveló durante la semana sus planes de pedirle al Congreso fondos para terminar la construcción autorizada por una ley aprobada por el Congreso en 2006, durante el gobierno del republicano George W. Bush.

Johnson dijo que bajo esa ley se han construido 700 millas de muro en la frontera con México “en lugares donde hace sentido invertir el dinero de los contribuyentes”, pero señaló que existen zonas de desiertos y montañas “donde no se justifica”.

Advirtió, sin embargo, que las paredes no detendrán a los indocumentados y que con base a la experiencia de ocho años del actual gobierno lo que se necesita en la frontera “es tecnología, y la capacidad de monitorear y detectar inmigración ilegal”.

Johnson, cuya dependencia abarca la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), encargada de las deportaciones, dijo por otro lado, que confía en que el nuevo gobierno de Trump no vaya a utilizar la información entregada por los dreamers para deportarlos.

Johnson consideró que la información entregada por los dreamers al gobierno solo debe ser utilizada para inscribirlos bajo la Acción Diferida de 2012, pero indicó que al ser creada por una acción ejecutiva, puede ser cambiada.

Advirtió que de no ser “honrada” por el nuevo gobierno el asunto será “litigado ante los tribunales en algún momento. Pero mi opinión es que cuando el gobierno promete algo, tiene que cumplir con su palabra”, insistió.

La Acción Diferida ampara de la deportación y concede una autorización temporal de empleo renovable cada dos años a unos 700 mil inmigrantes indocumentados, la mayoría mexicanos.

aegm.

Notimex