MADRID.- La policía española detuvo hoy en las norteñas Gijón, Asturias, y en San Sebastián, País Vasco, a dos presuntos miembros del Estados Islámico (EI), que difundían el ideario de la organización.

El ministerio español del Interior aseguró que los detenidos “son pieza clave en el entramado propagandístico y de captación de la organización, publicitaban, adoctrinaban, enaltecían sus acciones, e incitaban a cometer atentados. El detenido en Gijón es un marroquí nacionalizado español que difundía en redes sociales sus acciones, juró lealtad al Califato y al Califa Abu Baker Al Bagdadi y solicitaba a todos sus seguidores que se unieran a este juramento.

El otro es un marroquí residente en Sebastián y además de su actividad en Internet “mantenía un estrecho contacto con el entorno radical yihadista” en la provincia vasca de Guipúzcoa. La movilización la realizaba entre “personas susceptibles de exclusión social, así como de inadaptación cultural y laboral, lo que es un excelente caldo de cultivo para la formación de nuevos terroristas dispuestos a pasar a la acción”. Con su detención, la policía consiguió la neutralización de dos militantes del aparato propagandístico y de captación del EI, señaló.

NOTIMEX/JRGA