ROMA.- Una red entre un clan de la Ndrangheta, la mafia calabresa, y cárteles colombianos para introducir cocaína en Italia fue desmantelada hoy con el arresto de 18 personas en el país europeo, informaron las autoridades locales. Denominada “Buena Ventura”, la operación se extendió por varias regiones italianas, fue coordinada por la Dirección Antimafia y la Fiscalía de la sureña ciudad de Reggio Calabria y en ella participaron decenas de agentes de la central operativa de la policía y del reparto antidroga, precisó un comunicado de la Policía de Estado.

Indicó que los cateos y arrestos fueron ejecutados en las provincias de Reggio Calabria, Milán, Nápoles, Bolonia y Pescara. La indagación, guiada por la Escuadra Móvil de la Policía de Reggio Calabria, descubrió una red vinculada a los clanes de la Ndrangheta de esa provincia que introducía cocaína llegada de Colombia, Perú y República Dominicana y que pasaba por España. Entre los detenidos, acusados de asociación delictiva finalizada al tráfico internacional de sustancias estupefacientes, estuvieron varios miembros de las familias Morabito-Bruzzaniti y Palamara de la Ndrangheta. “Se trata de una operación importante de combate al narcotráfico que pudo detectar e interrumpir el contacto directo que algunos personajes vinculados al clan Morabito-Bruzzaniti-Palamara tenían con carteles no relacionados con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)”, declaró el fiscal de Reggio Calabria, Federico Cafiero de Raho.

En rueda de prensa explicó que la indagación, que duró dos años, nació tras la interceptación de un correo electrónico que permitió a los investigadores reconstruir la red que el mafioso Rocco Morabito -uno de los arrestados- había creado para manejar el tráfico de cocaína. Formalmente empleado de una empresa de importación y exportación de productos congelados, Morabito es considerado el elemento central del tráfico entre Colombia e Italia. Según el fiscal, la droga llegaba al sureño puerto de Gioa Tauro escondida en contenedores de fruta o de pescado congelado o también por vía aérea. Dijo que el tráfico y las relaciones directas entre los mafiosos italianos y los narcos colombianos fueron probados a través de miles de interceptaciones telefónicas, telemáticas y ambientales condensadas en un reporte de 500 páginas de la policía.

Notimex/JRGA