BRASIL,- Formula otra denuncia de corrupción contra Lula por negocios en Angola, cabe decir que el expresidente enfrenta dos juicios, uno en Curitiba y otro en Brasilia relacionados con el megafraude en Petrobras por cargos de corrupción, lavado de dinero y obstrucción a la justicia.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue acusado este miércoles por la Policía Federal de beneficiar a un sobrino a través de millonarios contratos en Angola con la empresa Odebrecht, en una nueva causa de corrupción contra el líder de izquierda, informó la prensa.

La policía investiga un contrato millonario del año 2012 entre la gigante de la construcción Odebrecht y el empresario Taiguará Rodrigues, sobrino de Lula, en las obras de ampliación y modernización de la hidroeléctrica de Cambambe, en el país africano, reportó el diario O Estado de Sao Paulo.

De acuerdo a la publicación, el contrato fue formalizado el mismo año en que el banco público de fomento BNDES otorgó un crédito de 464 millones de dólares a Odebrecht para financiar ese proyecto, lo que llevó a la fiscalía a abrir una investigación para determinar si Lula es responsable de tráfico de influencias en favor de la compañía.

Odebrecht es una de las principales empresas investigadas en la ‘Operación Lava Jato’ que indaga una enorme trama de corrupción en torno a la petrolera estatal Petrobras, desde donde se habría realizado millonarios desvíos de dinero hacia partidos políticos, uno de ellos el Partido de los Trabajadores (PT )de Lula.

Marcelo Odebrecht, expresidente del grupo que lleva su apellido, cumple una condena de 19 años y cuatro meses de prisión por el caso Petrobras. Un portavoz de la Policía Federal en Brasilia indicó a la AFP que sólo informará más tarde sobre ese reporte.

El Instituto Lula, que representa al expresidente, informó por su parte que los abogados “van a analizar el documento de la Policía Federal, filtrado a la prensa y divulgado con sensacionalismo antes del acceso de la defensa”. “Esa práctica deja claro que no son procesos serios de investigación, sino una campaña de masacre mediática”, afirmó una nota enviada a la AFP.

El expresidente (2003-10) enfrenta dos juicios, uno en Curitiba y otro en Brasilia, relacionados con el megafraude en Petrobras, por cargos de corrupción, lavado de dinero y obstrucción a la justicia.

Según los fiscales brasileños, Lula era el “comandante máximo” del esquema de corrupción en Petrobras, pero no hay acusaciones formales ante la justicia por esas acusaciones. Existen otras investigaciones abiertas contra el expresidente, que podrían transformarse en nuevas denuncias o ser archivadas por falta de pruebas.

afp/r3