WASHINGTON,- La maniobra llevada a cabo por Carrier frente a Donald Trump le ha redituado ganancias por valor de siete millones de dólares para que conserve en el estado de Indiana, algunos empleos que la empresa preveía trasladar a México. Un vocero de la empresa, Seth Martin, dijo que se hizo la oferta después de negociaciones con Donald Trump.

Trump y el vicepresidente electo Mike Pence piensan anunciar el acuerdo en Indianápolis en las próximas horas. Por su parte el exprecandidato presidencial Bernie Sanders criticó la avaricia de United Technologies, el corporativo detrás de Carrier, en un artículo publicado por The Washington Post.

“Seamos claros: United Technologies no está en quiebra. El año pasado, obtuvo ganancias de 7 mil 600 millones de dólares y recibió más de 6 mil millones de dólares en contratos de defensa. También ha recibido más de 50 millones del Banco de Exportación-Importación y muy generosas exenciones fiscales. En 2014, United Technologies dio a su ex jefe ejecutivo Louis Chenevert un paracaídas de oro por valor de más de 172 millones.

El año pasado, los cinco ejecutivos mejor pagados de la compañía tuvieron salarios por más de 50 millones. La firma también gastó 12 mil millones en inflar el precio de las acciones en lugar de usar ese dinero para invertir en nuevas plantas y trabajadores”, dijo Sanders.

“Hoy, alrededor de mil trabajadores del transporte y sus familias deben estar regocijándose. Pero el resto de los trabajadores de nuestra nación debe estar muy nerviosos. El Presidente electo Donald Trump anunciará un acuerdo con United Technologies, la corporación propietaria de Carrier, que mantiene menos de mil de los 2,100 empleos en Estados Unidos que se habían programado para ser transferidos a México.

Seamos claros: no es lo suficientemente bueno como para salvar algunos de estos trabajos. Trump hizo una promesa de que salvaría todos estos trabajos, y no podemos descansar hasta que se firme un contrato férreo para asegurar que todos estos trabajadores puedan continuar trabajando en Indiana sin que su salario ni beneficios se reduzcan”, dijo.

Sanders, que se ha destacado como un defensor de los trabajadores estadounidenses, agregó: “A cambio de permitir que United Technologies continúe con contratos temporales de mil puestos de trabajo, Trump proporcionará a la empresa impuestos y favores regulatorios que la corporación ha buscado. Hace pocos meses, Trump se comprometió a obligar a United Technologies a ‘pagar un maldito impuesto’. Insistía en aranceles muy altos para compañías como Carrier que abandonaban los Estados Unidos y querían vender sus productos de fabricación extranjera en los Estados Unidos.

En lugar de un maldito impuesto, la empresa será recompensada con un maldito recorte de impuestos. ¡Guauu! ¿Qué tal, la avaricia corporativa? ¿Eso es castigar a las empresas que cierran en Estados Unidos y se mueven al extranjero?”

r3