RALEIGH.- El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, repudió el atentado con una especie de bomba molotov a la oficina del Partido Republicano en el estado y lo calificó como un “ataque a nuestra democracia” y “terrorismo político”.

En un ambiente tenso las elecciones presidenciales del 8 de noviembre, el candidato republicano Donald Trump no dejó pasar la oportunidad y acusó del ataque en un tuit a “los animales representantes de Hillary Clinton y los demócratas” en ese estado. La policía de la ciudad de Hillsborough informó que alguien arrojó la víspera una botella con líquido inflamable por una ventana de la oficina del Partido Republicano en el condado de Orange (norte del estado). El reporte policial indicó que también pintaron en una edificio aledaño una suástica con la frase “Republicanos Nazis vayanse de la ciudad”.

El gobernador McCrory de filiación republicana dijo en un comunicado que “la violencia no tiene lugar en nuestra sociedad, especialmente en nuestras elecciones”. El alcalde de Hillsborough, Tom Stevens, calificó el ataque de “altamente perturbador” y lo calificó como “un mensaje de odio que socava la decencia, el respeto y la integridad en la participación ciudadana”. La policía de la ciudad de Hillsborough y la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos mantenían una investigación sobre el incidente. El ataque tuvo lugar en el condado de Orange, que es abrumadoramente demócrata y en donde los seguidores de este partido y los independientes superan a los republicanos a razón de 5-1.

NOTIMEX/JRGA