SEÚL.- Corea del Sur podría imponer sus propias sanciones a Corea del Norte si el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas demora en aplicar las propias, adelantaron fuentes gubernamentales surcoreanas. La información se conoció mientras se revelaba un nuevo caso de deserción norcoreana al Sur, ahora de un oficial de los servicios de inteligencia.

Las sanciones propias que analiza Seúl son con motivo del ensayo nuclear del pasado 9 de septiembre, el quinto de Pyongyang, pues el gobierno surcoreano estima que deben de aplicarse sin dejar pasar mucho tiempo. De acuerdo a reportes surcoreanos, en el Consejo de Seguridad ya se analiza el endurecimiento de sanciones contra Corea del Norte. El estudio que hace el órgano de Naciones Unidos incluye aquellos rubros donde hasta ahora no se habían aplicado sanciones duras por motivos humanitarios, es decir, para no afectar a la población norcoreana. La víspera, el vocero de la cancillería surcoreana, Cho June-hyuck, afirmó que las sanciones unilaterales son analizadas junto con Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, y se difundirán tan pronto como se las defina.

En tanto, voceros del ministerio surcoreano de Unificación reveló que un funcionario del ministerio norcoreano de la Seguridad del Estado desertó de su país el año pasado. Se trata de un hecho inusual en un funcionario encargado de reunir y analizar datos de inteligencia así como vigilar a la gente, agregaron las fuentes a la agencia Yonhap. De acuerdo al reporte, miembros de las élites política, diplomáticas y gubernamentales norcoreanas, se encuentran descontentos con el liderazgo de Kim Jong-un, quien al menos ha ordenado 100 ejecuciones por esta causa.

Notimex/JRGA