DAMASCO.- El presidente de Siria, Bashar al Assad, manifestó que está dispuesto a “negociar todo” en las conversaciones de paz que se celebrarán a finales de este mes en Kazajistán, en las que su gobierno ya designó a su delegación, pero la oposición no. “Cuando se habla de negociación para terminar el conflicto en Siria o sobre el futuro de Siria, estoy totalmente abierto, no hay limitaciones para esas negociaciones”, dijo Al Assad en declaraciones a medios franceses, retomadas por la agencia siria de noticias SANA.

“Sin embargo, ¿quién estará al otro lado? Todavía no lo sabemos. ¿Habrá una oposición real?”, se preguntó afirmando que “real significa que tenga sus raíces en Siria, no en Arabia Saudita, Francia o Reino Unido”. Resaltó que está dispuesto a “negociar todo”, incluso al ser consultado si eso incluía su cargo de presidente, Al Assad dijo que “sí, pero mi cargo está vinculado a la Constitución”. “Si quieren debatir este asunto, tienen que debatir la Constitución”, señaló. Recalcó que “la viabilidad o el éxito de esta conferencia dependerá de este punto”. Además, agregó que su postura acerca de su continuidad al frente del país “está relacionada con la Constitución, que es muy clara sobre el mecanismo del nombramiento o cese del presidente”. “Si quieren discutir este punto, hay que discutir la Constitución, que no es propiedad del gobierno, el presidente o la oposición. Debe ser propiedad del pueblo sirio, por lo que debe haber un referéndum sobre una Constitución”, explicó.

En este sentido, señaló que “este es uno de los puntos que puede ser discutido en el encuentro en Astana (Kazajistán), pero no pueden decir ‘queremos ese presidente’ o ‘no queremos ese presidente’”. “Si no lo necesitan, hay que ir a las urnas. El pueblo sirio debe nombrar un presidente, no parte del pueblo sirio”, subrayó. En la misma entrevista, el mandatario sirio defendió los bombardeos en el este de Alepo, al argumentar que son necesarios para luchar contra el terrorismo, además confió en que el Ejército logrará la victoria cuando sean eliminados todos los terroristas. “La cuestión es saber liberar a los civiles de los terroristas en estos barrios. ¿Es mejor dejarles bajo su poder, con las decapitaciones y las ejecuciones? ¿Es ese el papel del Estado?”, se preguntó. Asimismo, aseguró que su Ejército está decidido a liberar “cada centímetro cuadrado del territorio” de Siria de los terroristas, como califica a todos los grupos rebeldes, “llámense Estado Islámico (EI), Al Nusra o Cascos Blancos, no interesan los nombres”.

Acusó al grupo Frente Fatá al Sham (ex Frente al Nusra) de estar bloqueando el suministro de agua a Damasco, recalcando que “más de cinco millones de civiles están sin el vital líquido desde hace tres semanas”. “Por supuesto, es nuestra misión. Según la Constitución y las leyes, tenemos que liberar cada centímetro del territorio sirio. No hay dudas sobre ello, y no será discutido”, concluyó. El conflicto sirio, que inició el 15 de marzo de 2011 con una protesta contra el régimen de Al Assad y se convirtió en una guerra civil, ha dejado más de 310 mil muertos, más de dos millones de heridos, además cerca de 12 millones de desplazados internos y refugiados en otros países.

Notimex/JRGA