MOSCÚ,-  Cualquier agresión directa de Estados Unidos contra el gobierno de Siria o al ejército sirio llevará a “peligrosos cambios tectónicos” en Medio Oriente es una clara advertencia del ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. La portavoz del ministerio, María Zajarova, señaló que “si hay una agresión directa de Estados Unidos contra Damasco y el Ejército sirio, llevará a peligrosos cambios tectónicos no solo en el territorio de este país, sino en la región”, reportó la cadena de TV Tsentr.

Las declaraciones de la portavoz se producen cuando Rusia ha enviado más aviones de combate a Siria elevando su campaña militar aérea en ese país, mientras feroces combates se registran alrededor de la ciudad de Alepo.

Al menos 30 civiles murieron en la ciudad de Alepo, en el noroeste de Siria, por ataques del gobierno sirio, apoyados por aviones de combate rusos durante la noche del viernes, indicaron fuentes de grupos de derechos humanos al canal qatarí de noticias Al Yazera.

El secretario estadunidense de Estado, John Kerry, y el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, hablaron por teléfono por tercer día consecutivo sin avanzar en alguna solución.

Cerca de 300 mil personas, incluyendo 100 mil niños, están atrapados en los distritos orientales controladas por los rebeldes en Alepo, un foco de resistencia que ha sido golpeado por mil 900 bombas en la última semana. La campaña militar aérea ha causado la destrucción de hospitales, clínicas, edificios residenciales, estaciones de agua y generadores eléctricos.

Al respecto, este sábado al menos dos bombas de barril alcanzaron el hospital más grande controlado por los rebeldes de la ciudad de Alepo, señalaron fuentes de la organización médica encargados del centro médico. “Dos bombas de barril alcanzaron el hospital M10 y hubo informes de que otra bomba de racimo también golpeó el inmueble,” señaló Adham Sahloul de la Sociedad Médica sirio-americana.

Tanto el M10 y el segundo mayor hospital de la zona, M2, ya habían sido alcanzados por un fuerte bombardeo el miércoles pasado que el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon, denunciado como “crímenes de guerra”.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), organización con sede en Reino Unido, precisó que los bombardeos también habían alcanzado un hospital de campaña en el barrio de Sajur.

Apoyadas por los bombardeos aéreos de su aliado ruso, las fuerzas leales al régimen de Bashar Al- ASsad lanzaron el 22 de septiembre una ofensiva de gran envergadura para reconquistar la totalidad de la segunda ciudad de Siria.

Desde los barrios del oeste de la ciudad, controlados por el gobierno, las tropas de Al ASsad progresaron hacia el centro y el norte de la zona rebelde de Alepo.

r3