MASVINGO, ZIMBABWE,-  Cultivar maíz, leguminosas y diferentes frijoles en su terreno de 10 hectáreas en esta provincia de Masvingo, 290 kilómetros al sureste de Harare, la zimbabwense Elizabeth Mpofu es una aguerrida agricultora que se destaca entre quienes consideran que la seguridad alimentaria implica luchar contra el hambre y evitar prácticas agrícolas que dañan el ambiente y emprobrecen a las personas, en especial a las mujeres.

A pesar de la sequía que golpea a esta región, Mpofu cosechó unos 150 kilogramos de frijoles secos este año. Es mucho menos de lo que obtiene en una buena temporada, pero los guisantes y los frijoles secos le permiten a agricultores como ella hacer frente a la inseguridad alimentaria y nutricional.

Los guisantes y los frijoles son legumbres fundamentales que tienen varios beneficios, pues son ricos en proteínas, resistentes a la sequía y constituyen una fuente de ingresos y de combustible. Son un alimento perfecto para África, donde hay mucha gente malnutrida y con deficiencia de nutrientes, en especial menores de cinco años.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) señala que África es el continente con mayor proporción de personas hambrientas del mundo, con una de cada cuatro malnutridas y más de uno de cada tres niños con retrasos en el crecimiento.

La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) define a las legumbres como semillas secas comestibles con bajo contenido en grasas, como garbanzos, frijoles rojos, frijoles blancos, caupíes, lentejas, habas y guandú, entre muchas otras. Las leguminosas usadas como verduras, como pueden ser las arvejas, o de las que se extrae aceite, como la soja y el maní, no se clasifican como legumbres.

“Las legumbres son clave para la seguridad alimentaria y nutricional en África, teniendo en cuenta la crisis climática que vive el continente”, explicó Mpofu en diálogo con IPS. “Permiten preparar varios alimentos para mi familia y también son importantes para mejorar el estado del suelo, en especial para promover un sistema de cultivo agroecológico”, precisó.

Mpofu integra el Comité de Coordinación Internacional de La Via Campesina, con millones de agricultores miembros. Además, está entre los seis embajadores especiales designados por la FAO en África para generar conciencia sobre los beneficios de las legumbres para la seguridad alimentaria, el cambio climático, la salud humana y el buen estado del suelo.

“Sin legumbres, una mujer no puede considerarse madre porque no puede completar un plato para su familia”, reveló Mpofu, quien tiene tres hijos. “Es importante crear conciencia sobre su importancia para que las mujeres presionan para que se creen políticas que promuevan la agroecología y la soberanía alimentaria”, explicó.

ipsnopticias.net/r3