LONDRES.- El gobierno de Afganistán reanudó en secreto sus negociaciones con representantes de la insurgencia Talibán en Qatar, bajo la mediación de Estados Unidos, reveló hoy el diario británico “The Guardian” en su edición en línea. Citando a autoridades afganas en Kabul y fuentes del grupo insurgente, el diario indicó que las negociaciones sobre un acuerdo de paz fueron celebradas a fines de septiembre pasado y comienzos de este mes, en presencia de una alto diplomático estadounidense.

Las reuniones fueron presididas por Abdul Manan Akhund, hermano menor del mulá Omar, el líder y fundador del Movimiento Talibán, hasta su muerte en 2013, y Mohammed Masoom Stanekzai, jefe del Servicio de Inteligencia de Afganistán. “El primer encuentro, ocurrido en septiembre, se desarrolló de ‘manera positiva’ y ‘libre de problemas’, y en él, Manan Akhund se sentó enfrente de Masoom Stanekzai”, destacó el reporte exclusivo del diario, uno de los más vendidos en Reino Unido. “El mulá Akhund fue especialmente enviado por el Consejo de Dirección Talibán a Doha para subrayar la importancia que concede a las conversaciones. Su presencia las hizo más notables y demuestra que tanto el Talibán, como Kabul están en la misma página”, indicó. Las conversaciones son las primeras conocidas que han llevado a cabo las partes, desde un proceso patrocinado por el Pakistán en meses pasados, que se rompió con la muerte del sucesor de Omar, el mulá Akhtar Mansoor, en un ataque con drones estadounidenses en mayo. La ciudad de Doha ha sido un centro de representación diplomática del derrocado régimen afgano del Talibán, desde que el movimiento obtuvo permiso del gobierno de Qatar para establecer una oficina en su capital en 2013.

De acuerdo con la información proporcionada por “The Guardian”, se prevé que muy pronto el hijo del mulá Omar, Mohammad Yaqoob, se una al grupo del movimiento fundamentalista afgano que negocia en secreto en Doha. Una fuente del Consejo de la Shura, liderazgo del Talibán, en la ciudad paquistaní de Quetta confirmó que en estas nuevas rondas de negociaciones, ningún funcionario paquistaní ha estado presente, pero si un alto un diplomático de Estados Unidos. El diario británico destacó en su reporte que por ahora la embajada de Estados Unidos en Afganistán se ha negado de manera tajante a comentar sobre la reuniones y la presencia de algún diplomático estadounidense. La fuente de la Shura de Quetta destacó que la presencia de un oficial de Estados Unidos ayudó a hacer posible la reunión de Qatar, dada la “larga repugnancia de los talibán para reunirse directamente con el gobierno afgano, al que califica como “títere” de los estadunidenses. A pesar de la incesante violencia del grupo islamista en Kabul, la norteña ciudad de Kunduz y la provincia de Helmad, el gobierno de Kabul sigue comprometido en encontrar una solución política a los más de 15 años de conflicto y un acuerdo definitivo de paz.

El Movimiento Talibán, que proclama el extremismo religioso islámico, llegó al poder de Afganistán en 1996, bajo la imposición de una de las más estrictas interpretaciones de la Sharia (Ley Islámica), que se hizo famosa internacionalmente por el maltrato a las mujeres. Bajo el régimen del Talibán, las afganas se vieron obligadas a usar la burka, una túnica que las cubre de cabeza a pies y sólo tiene una abertura a la altura de los ojos, tenían prohibido trabajar y recibir educación después de los ocho años, salvo el estudio del Corán. El régimen fue derrocado con la invasión de Estados Unidos a fines de 2001, luego de los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas, orquestado por el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien en ese entonces se refugiaba en Afganistán, protegido por el Talibán.

Notimex/JRGA