NUEVA YROK,-  John Brennan que dejará el cargo como director de la CIA en enero luego de cuatro años al frente, aconsejó a Donald Trump desconfiar de las promesas de Moscú y no cancelar el acuerdo nuclear con Irán porque sería ‘desastroso’ y ‘una locura’, además de actuar con ‘prudencia y disciplina’.

Durante su campaña electoral Trump había amenazado con dar marcha atrás en el histórico acuerdo logrado, en julio de 2015, por Barack Obama con Teherán sobre los planes atómicos iraníes.

Brennan delineó además una desolada perspectiva por la situación en Siria, afirmando que tanto Damasco como Moscú son responsables de la matanza de civiles que definió como “escandalosa”.

El temor de Brennan es compartido por la Casa Blanca, que no por casualidad -afirman medios estadounidenses- sigue trabajando por un refuerzo del acuerdo y trata de convencer a autoridades iraníes de aceptar tiempos y modalidades más estrictas para reducir la cantidad de uranio enriquecido contenido en los almacenes. Se debe actuar rápidamente, es el mensaje transmitido por Barack Obama a Hassan Rohani, antes de que el magnate estadounidense asuma el próximo 20 de enero y sea demasiado tarde.

Brennan sabe que a su puesto llegará Mike Pompeo, el halcón querido por Trump y que desde siempre ha sido un feroz adversario del acuerdo con Teherán. Por eso, en una entrevista con la BBC, Brennan se dirigió directamente al presidente electo y le advirtió sobre las consecuencias negativas que podría desencadenar una cancelación del acuerdo con Irán.

En particular, las potencias occidentales están trabajando con Teherán sobre un plano que prevé dos pasos importantes para la aceleración del pacto: objetivos más ambiciosos sobre la reducción del stock de uranio enriquecido y la extensión del llamado “breakout time”, es decir el lapso de tiempo (hasta ahora fijado a un año) necesario a Teherán para acumular material radioactivo como para poder construir una bomba nuclear.

ansa/r3